Algunos cambios en Bucaramanga


Una par de fotografías de un sitio de Bucaramanga, en dos épocas distintas. Se trata de el Parque San Pío de Bucaramanga y sus alrededores en Cabecera del Llano. En la primera  fotografía, se observa aún la Casa del Diablo. (Se puede hacer click en la imagen para agrandarla).

Sobran los comentarios…

Anuncios

El Urbanismo Táctico de Bucaramanga no deja de sorprendernos. Pa’ meras risas…


 

Luego de bajarnos del bus que nos dejó en la calle 34 con carrera 20 de Bucaramanga, mientra caminábamos hacia el parque Santander para la tradicional embetunada de los viernes en compañía de un tinto y lectura de la prensa nos encontramos con una sorpresa: ¡El mobiliario se volvió de piedra! ¿Será que por allí pasó esa monstruosidad griega, la mítica Gorgona“. Peor no, no son de piedra son de cemento. Parece que los instalaron recientemente. Y ya se dañaron. Observando los encharcados huecos nos preguntamos el por qué  mejor no utilizaron el cemento para tapar esos hoyos. Pasos más adelante, frente al Club del Comercio, nos encontramos con algo que aumenta nuestra sorpresa.

¡Caray! Son muy endebles. ¿Si los instalaran sobre los huecos cumplirían doble función y quedaría asegurados?

¡Carambas están en proceso de construcción y ya sea han dañado? ¿Será que algún despistado automovilista los atropelló? ¡Y falta que instalen los mamonudos. Ojalá hagan algo para que en la noche los vean los despistados conductores.

Observando de cerca llegamos a una “científica” conclusión. El problema no está en la mitología griega, nada de Gorgona ni algo por el estilo. El asunto estriba en que aparentemente se tropezaron con ese insoluble problema que hace siglos plantearon los griegos: La Cuadratura del Círculo. Resulta que la base de ese cono invertido es circular y la perforación es rectangular como se muestra en la sección de la gráfica.

Obvio. – dijo Gervasio. -Al no ser constante el espesor de la pared, se presentan puntos débiles. Y tenga… Hasta el choque de una tierna mariposa puede partirlos. Más dinero desperdiciado. Poco de Estética y de Lógica”.

Nos dañaron la embolada.

Actualización: Luego de escrito esto un ingeniero (que no es el alcalde) nos comenta que  ayer vio que los instalaban con ¡pegante! y eran empleados de la EMAB. (Empresa de Aseo).

Segunda Actualización:  Luego del corto aguacero de la tarde pasó por ese sitio Gervasio y nos mandó una fotografía con un alegre comentario:

Ahora les pusieron una cinta para que no se estrellen los bobos

 

Nuestro urbanismo táctico (Chistosa actualización).


Tremenda sorpresa, (otra vez) nos llevamos en el Parque Santander de Bucaramanga. Mientras nos embolábamos por turnos (o embetunábamos) con los elegantes lustradores de calzado del parque. Gervasio nos comentó que se habían llevado los raquíticos materos que embellecían esa genial importación que llamaron urbanismo táctico que la administración municipal con orgullo ¿implantó? en una vía aledaña del parque. Dijo dizque los habían prestado la semana anterior para arreglar el escenario del Dolby Theatre de Los Ángeles, para la entrega de los Óscares.

Germancio corrió hacia el costado del Club del Comercio a tomar la foto que acompaña esta crónica y sentenció ladinamente:

“¡Se llevaron los materos pero dejaron los huecos!”

Yo les comenté que últimamente había visto por estos lados un candidato presidencial, pero que no creía que tuviera nada que ver con eso, pues entre todos sus seguidores a cada uno le hubiera tocado cargar dos o tres materos.

Les mostré algo que había publicado

Y lo que pensé en el momento.

Gervasio me recordó la imagen publicada en este blog con la felicidad del de la gobernanza y el alcalde cuando lanzaron el proyecto.

Pero uno de los enlucidores de calzado nos dijo algo que nos hizo reír, recordando una imagen.

Bueno esperemos más avances

El equipamiento efímero del urbanismo táctico


A riesgo de volvernos monotemáticos, nuevamente tenemos que volver a tocar ese asunto del embeleco del “Urbanismo Táctico”, pero nuestros amigos de “La Segunda Asociación de Patinadores Beodos de la Meseta de Bucaramanga“, nos envía una fotografía del amoblamiento de la intervención de la carrera 20 de esta ciudad con el texto que que transcribimos a continuación:

El carrete salió a pasear por Bucaramanga con sus hijos los carreticos, pero uno de ellos está triste, pues no ha cumplido su deseo de ser un carrete de fibra óptica.

Se les abona el aporte