La facultad de arquitectura de la Universidad Santo Tomás de Bucaramanga encuentra la solución a la caída del sector económico de la construcción en Colombia


De forma conjunta unos amigos de “El Grupo de Estudio de Tímidos Urbanistas Patafísicos de la Meseta de Bucaramanga y de sus Escarpas y Rumbones“, y también de la “Segunda Asociación de Patinadores Beodos de la Meseta de Bucaramanga“, nos han remitido unas fotografías que se me hacen muy oportunas para la época de restricción de la oferta de trabajo para los constructores, ya sean arquitectos o ingenieros, al mismo tiempo que el diseño de modas colombiano se destaca en el exterior, como el traje de Andrea Echeverri en los premios Grammy o el de nuestra Primera Dama en la Casa Blanca por solo nombrar los más recientes del llamado Colombian Style*. Me cuentan que se trata de uno de los ejercicios de Taller Noveno de la facultad de arquitectura de la Universidad Santo Tomás de Bucaramanga.


Pensé que estaba algo desconectado de la actualidad. Pensaba escribir mi opinión al respecto, pero no estaba de humor. Por lo tanto he decidido mostrar estas fotos en forma de consulta para ilustrarme sobre esa actividad a algunos amigos profesionales y estudiantes de carreras afines a la construcción, cosa que hice igualmente con personas de diversas profesiones.

Estas son las respuestas a mi pregunta, la mayoría en forma de pregunta:

  • ¿Están buscando que los contraten en la Casa de Nariño?
  • ¿De allá salió el vestido de Andrea Echeverri en los premios Grammy?
  • ¿Esos profes son los inventores del Urbanismo táctico?
  • Perdón mano, ¿Quién es el decano?
  • ¿Loco eso es una burla?
  • ¿Contrataron a Hugo Lombardi en la facultad?
  • ¿Se acuerda del cuento infantil ese del El traje nuevo del emperador en el que unos avivatos se burlan del emperador y todo su pueblo diciendo que iban a tejer un traje con una tela tan especial que los bobos no la veían y todos decían verla hasta que un niño gritó: “El emperador está empeloto”.
  • ¿Por esa güevonada a los pobres chinos les toca pagar una matrícula de mas de seis millones de pesos?
  • ¿Buscan un sucesor de Karl Legerfeld?
  • Como chiste es terrible…
  • ¿Ve que la Endogamia Intelectual existe con todos sus problemas?
  • ¿Ve por qué a los ingenieros nos encanta burlarnos de los arquitectos?
  • ¿Usted vio la película ‘El Embajador de la India’ en la que un tipo llega a Neiva y se hace pasar por el embajador y vive un fin de semana a cuerpo de rey a costillas de los arribistas opitas?
  • Algo de eso escuché el año pasado. ¿Serán los mismo que llaman a las materas dizque “contenedores de vida”?
  • ¿O sea que la facultad reconoce que ha fallado en la pedagogía del diseño básico en los ocho semestres anteriores?
  • Eco Moda, luego hablamos pues va a empezar la novela.

Pero la mejor respuesta fue la respuesta que El Conde de Morrorico envió por WhatApps

*Colombian Style

Anuncios

Caricatura encontrada en la cartelera de un edificio


Caricatura por supuesto relacionada con ese exagerado aumento del impuesto predial que algunos tildan de “Impuesto Confiscatorio“, al menor estilo de Chavez. Algo que ocurre luego de que a grandes sectores  de la ciudad especialmente los sectores más antiguos y deteriorados) vía normativa (en el Plan de Ordenamiento Territorial) les disminuyeron la edificabilidad y por ende el valor de los lotes.  Entre otras cosas llama la atención que en el criterio para escoger las zonas de actualización catastral no esté la zona 6 del catastro del IGAG, en la cual la firma HG tiene proyectos recientes de edificaciones.

De nuestro amoblamiento efímero


A algún creativo una vez se le ocurrió llenar el llamado “Paseo del Comercio” en Bucaramanga de unas ‘esculturas’ de las Hormigas Culonas. Esas hormigas que nos encanta comer a los Bumangueses. Bueno, esas ‘obras de arte’ en realidad eran como los cuadernos de colorear que venden para calmar las ansiedades modernas.

Eran unos esqueletos de acrílico o similar y los ‘artistas’ las colereaban. (Algo igual se hizo con unos árboles durante la nefasta administración del ex alcalde y ahora jardinero en la cárcel de San Gil Iván Moreno Rojas.

Obviamente, esos materiales baratos están destinados a deteriorarse si se dejan en el espacio público bajo el rigor de los elementos. De ellos solo quedan unos que misericordiosamente algunos vecinos han protegido y recogido.  Del resto quedan solo los incómodos y enanos pedestales que se han convertido en vitrinas para los vendedores ambulantes. O puede quede pronto sean alguna variante del urbanismo táctico local. ¿O un itinerante perfomance?

El posible futuro del parque La Flora


En la semana anterior se preguntaba el subpasquín Gente de Cabecera sobre el futuro del Parque la Flora. Múltiples respuestas nos pasaban por la mente. En esos días el diario (El Pasquín lo llamaba mi padre) Vanguardia Liberal señalaba la polémica respecto al traslado del los vendedores ambulantes al parque Centenario.

Ver Artículo

Esa maniobra para despejar de vendedores ambulantes el espacio público llevándolos a unos parques (que son también espacio público), me recuerda un pasaje de una poesía infantil de Rafael Pombo llamada “Simón el Bobito

Vio un montón de tierra que estorbaba el paso
Y unos preguntaban ¿qué haremos aquí?
Bobos dijo el niño resolviendo el caso;
Que abran un grande hoyo y la echen allí

 

Acá abrieron tres hoyos.

Un amigo preocupado nos comentó: “Esa vaina es retroceder más de treinta años, a los tiempos de la Asociación de Municipios del Área de Bucaramanga – AMAB-. Cuando el Parque estaba invadido por los vendedores. A ese paso esos muchachitos seguidores del alcalde Rodolfo van a volver a traer a los alrededores del Parque Centenario las terminales de buses empresas intermunicipales de buses, parece que con la “integración de los cacharros de buses a Metrolínea se están dando los primeros pasos. Y también a los mayoristas de víveres y abarrotes a los alrededores de la plaza de de mercado del centro. ¡Pendejos que no conocen la historia y creen estar innovando!”