Con la ciudad no se juega (2)


Segunda parte de nuestro análisis soJbre el proyecto de las ciclorrutas de Bucaramanga

Por lo que se observa en el proceso de las ciclorrutas ya sea en la escogencia de vías, en el diseño, en el replanteo, y en general en toda la estrategia de la bicicleta, es percibe un cierto tufillo de improvisación y chambonería. Así pues, nos dimos a la tarea de analizar qué se estudió y qué no se tuvo en cuenta para ese estudio. Para ello revisamos el documento la “Estrategia de la Bicicleta”, el cual se puede bajar o consultar en este Vínculo.

Dicen en el folleto que en el estudio “Se entró a definir la situación base de la movilidad ciclista de la ciudad”. De acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española definir puede significar dos cosas

  • Fijar con claridad, exactitud y precisión el significado de una palabra o la naturaleza de una persona o cosa. Y
  • Decidir, determinar, resolver algo dudoso.

Nos quedamos con la segunda acepción.

Afirman pues, que “se recopiló información geográfica, información documental, estadísticas y observaciones en visitas técnicas”. Hasta ahí información secundaria y observaciones subjetivas o vivenciales. Y que además, “se utilizaron los datos generados a través de la aplicación Biko”, (se puede ver en este vínculo una explicación o anuncio de la aplicación), que estos datos mostraron los patrones de movilidad de los ciclistas locales.

Puede parecer chistoso, pero eso en buen romance es lo siguiente: Se organizó un concurso para ciclistas en el que dicen participaron mil y pico de ciclistas. El concurso consistía en premiar con una bicicleta a aquel que en un tiempo dado recorriera más kilómetros. Los datos se recogían con una aplicación, se georeferenciaban y que de ahí salía un llamado “mapa de calor” o un esqueleto de rutas.

Amable lector, el mapa puede despistarlo, pero parece que ese fue la intención deliberada de los autores. El mapa de Bucaramanga tradicionalmente presentaba el oriente en la parte superior o el norte en los mapas generados con sistema de coordenadas Magna Sirgas, este presenta el occidente en la parte superior o está “patas arriba”.

Terrible. Aparentemente en una ciudad 1.400 ciclistas deciden la suerte de cerca de 530.000 habitantes (o sea, la dictadura del 0.26%). Pero si se compara el mapa de calor con las rutas escogidas por los “elegidos” que calculamos no pasan de ser más de 30 personas, el porcentaje es aún menor. Es decir, el embudo es más estrecho. Obvio cambiaron lo señalado en ese calórico mapa, por lo que tenían preconcebido.

Con esa información se atreven a afirmar que definieron “una ciclorred que fuese coherente y adaptada a la realidad de las ciudades del área metropolitana”. Que además incluyó el estudio de 10 documentos de estrategias y planes de bicicleta, y sirvió como base para la construcción de un documento (Eso debe leerse como copiaron y pegaron). Al mismo tiempo como para darle un barniz de participación al proceso hicieron un sondeo “Virtual” con más de 1.400 personas, unos talleres y entrevistas entre ellos mismos, es decir, los colectivos ciclistas, más algunos escogidos del sector privado, unos académicos, y funcionarios de diferentes instituciones del gobierno local y metropolitano, obvio sin poder de decisión, esos que suelen encontrarse rondando por los pasillos y los envían a las reuniones aburridas que no quiere padecer el jefe. A todos ellos no les contaron el cuento completo.

Ahora veamos lo que no estudiaron. No hubo ni realizaron estudios de origen y destino, ni estudios de tráfico vehicular público y privado, o de transporte formal e informal, ni análisis de las rutas de transporte público, ni estudios de los puntos geográficos donde se concentran las actividades de los usuarios. Ignoraron los centros de concentración de actividades distintas a vivienda en los sectores urbanos y rurales. No evaluaron la infraestructura existente, ni los tiempos y costos de viajes. De seguridad vial, de semaforización y sus conflictos, nanay.  Del entorno de usos distintos a vivienda, tampoco. Y de actividades y de horarios de cargue y descargue, para qué para eso de pronto de informaron del Ingeniero Rodrigo. Estadísticas para qué.

Adicionalmente, para el diseño de 17 kilómetros de vías no se observó que previamente se hubiesen realizado levantamientos topográficos para un adecuado diseño, por ello se observan tantos errores en el replanteo e implantación del proyecto. El motivo, solo se diseñaron perfiles con una aplicación llamada Streetmix, eso es como una tira cómica.

Chistosísimo. ¡Dibujan la calle 41 que no tiene andenes con dos “banquetas” o andenes de tres metros!

Esta es la calle 41 en la realidad. Dan ganas de llorar. Y pensar que este programa está dirigido por quienes se proclaman los adalides de la decencia y honradez de Bucaramanga. Por supuesto va a haber un conflicto y relegarán al peatón. (Ver nueva pirámide)

Aquí uno no puede sino preguntarse, ¿en dónde estuvieron lo controles de la alcaldía? ¿Hubo interventoría de diseño? Bueno, aunque conociendo la nueva horneada de funcionarios técnicos de la alcaldía, queda la duda de si no arriscan con interventorías obras, las de diseño les quedarán grandes pues no encontrarán de dónde copiar y pegar. Tal vez por ellos se sacó del juego a la  Planeación, la cual juiciosamente había hecho el trabajo para la ciclorruta UIS – Parque de los Niños, (Resolución 0241 De 22 Mayo De 2017). En este vínculo se puede descargar. (Por ello se dejo en la responsabilidad en manos de la Oficina de Asuntos Internacionales, ahora nos tienen jodidos en Bucaramanga los políticos, los politiqueros y los politólogos- ¿O será por la amistad entre Natalia Durán y su tocaya Pico?).

Lo mismo sucede con el posible control jurídico del acto administrativo. En la página 71 y subsiguientes del folleto Estrategia de la Bicicleta hablan de la importancia de modificar el Plan de Ordenamiento Territorial y dan pistas para sacarle el quite a ese control legal.

Un ejemplo palpable de la ignorancia sobre el tema de los miembros del gabinete o su deseo de ocultarla, esta esta belleza de respuesta a los derechos de petición que da la Secretaría de Infraestructura.

 

¡Anexa unos “pantallazos” tamaño estampilla de correos! JA JA JA

Y lo último, lo que nos dicen los amigos de La Nueva Asociación de Urabnistas Disléxicos Pensianodos:

Según ellos primó lo que ‘El Experto” llama “Planificación según las líneas del deseo“. Si mano leyendo el folleto de marras se entera uno que la estrategia ya estaba armada antes de la tal conciliación o socialización.

 

Bueno, cambiamos el enfoque. Seguimos con un Ejemplo de un estudio serio sobre un tema similar.

Paralelamente a estos análisis encontramos un estudio serio llamado ESTUDIO Y ANÁLISIS DEL TRANSPORTE INFORMAL EN LA CIUDAD DE BUCARAMANGA de la UIS del cual solo vamos a mostrar unos elementos que nos llevan a pensar que el estudio de las ciclo rutas fue una estafa. (Es estudio se puede consultar en este Vínculo).

 Veamos el resumen del estudio

Y obtuvieron información cuantificada de transporte por comuna y medios de transporte.

Saquen sus conclusiones. para nosotros la más interesante sale de la comparación de los resultados de los estudios en lo referente a las bicicletas, Mientras que La Estrategia d ela Bicicleta afirma que para el año 2025 la cantidad de viajes en bicicleta será el 2%

El estudio anterior de la UIS dice que

El 2.08% de los habitantes utiliza la bicicleta así se debe suponer que al número de viajes es el doble de ese valor a no ser que les roben la bicicleta y les toque regresarse en bus.

Próximamente, el asunto de los Holandeses. Hasta entonces.

Haga click en el vínculo la primera parte de Con la Ciudad no se Juega

Con la ciudad no se juega (1)


(Y con sus habitantes menos)

Empezamos una serie de análisis del proyecto de las ciclo rutas de Bucaramanga

Mirando las obras de la ciclo rutas en Bucaramanga y percibiendo el inconformismo de amplios sectores de la comunidad quedamos con la duda si al final del proceso nos vamos a parecer a las carreras de descenso de ciclistas, a Saigón o a Valledupar.

Saigón

Montaña del infierno

Valledupar

Para ello analizaremos quienes son los actores del génesis, formulación e implementación del proyecto proyecto. Por ello nos dio por escarbar en la red, en archivos y por las calles para encontrar una explicación a ese aparentemente inexplicable proyecto. Investigar los diversos actores y sus roles, la fuente de los dineros y sus flujos, los estudios o las carencias de ellos, los principales argumentos a su favor y en contra; en fin todo lo que pueda darnos luces sobre ese proyecto a primera vista bueno pero que tiene a muchos ciudadanos inconformes.

Iniciamos por los actores, Según la página de la alcaldía son los siguientes:

En su orden son:

1. La Oficina de la Bicicleta DTB de la dirección de Tránsito de Bucaramanga,

2. ONU HABITAT (ONUHabitat es el programa de Naciones Unidas que trabaja por un mejor futuro urbano. -¿En serio?)

3. El Área Metropolitana de Bucaramanga.

4. La Alcaldía de Bucaramanga.

5. despacio. (Ver acá) Sobre esta trataremos en la próxima entrada.

Nos pusimos en la tarea de averiguar como proyectan estos actores en el tiempo la evolución de las ciclo rutas, y hemos encontrado algo que nos parece absurdo (como casi todo en ese proyecto).

Por un lado para el año 2025 se espera intervenir un alto porcentaje de vías como se observa en este mapa

Según el Documento la Estrategia de la Bicicleta de los cerca de 20 km de vías intervenidas en el 2019 se pasará a 100 Km en el 2025, casi una de cada cinco vías como se observa en el mapa.

¿Todo para quienes?

Pues toda esa inversión para que solo el 2% de los viajes se realicen en bicicleta.

No queda sino preguntarse ¿Y el resto de los mortales? ¿Y a qué costo?

Por eso desde acá hemos opinado que si bien estamos de acuerdo con que se implementen sistemas y espacios para los ciclistas y especialmente para los peatones, pensamos que el enfoque actual es equivocado, clasista, excluyente y le falta rigor técnico.

Próximamente: Análisis de la parte técnica, de seguridad y “diseño” de la propuesta. Igualmente análisis de las fallas jurídicas del proceso que pueden dar al traste con el proyecto.

Despilfarro en bicicleta


Levantan el asfalto

Vuelven a asfaltar

Los huecos siguen igual

Luego del triunfo de Egan Bernal en el Tour de Francia, amanecimos muy extrañados por ese contraevidente proceso constructivo, que se observa en los trabajos de construcción o adecuación de las ciclorrutas de Bucaramanga consistente, sin ninguna razón técnica que lo sustente, en levantar un pedazo de asfalto para reemplazarlo por ¡OTRO PEDAZO IGUAL DE ASFALTO! Nos dio por seguir la sugerencia que se supone hizo el informante del Caso Watergate a los periodistas del Washington Post, Bob Woodward y Carl Bernstein: “Seguir el rastro del dinero”.

Nos dio por consultar qué fue lo licitado y cuál el costo del mismo. Para eso acudimos a la página web buscando la palabra “cicloinfraestructura”.

De allí sacamos unos interesantes datos.

Es decir 17.4 Km en $13.066’378.605 o 17.400 metros en $13.066’378.605

Lo que resulta en $750.941,30 por metro lineal.

En comparación el salario mínimo para Colombia en el 2019 es de $828.116. y los subsidios de vivienda se otorgan a núcleos familiares o unifamiliares cuyos ingresos van desde uno ($826.116) hasta cuatro salarios mínimos ($3.312.464).

Lo que nos genera un problema como de matemáticas de primaria. ¿Si según las normas se otorga un subsidio de vivienda para un núcleo familiar que gana cuatro salarios mínimos o ($3.312.464), cuantos subsidios se podrían otorgar con la suma de trece mil sesenta y seis millones trescientos setenta y ocho mil seiscientos cinco pesos ($13.066’378.605)?

Bueno ahí les dejamos para que se entretengan

¿ A todas estas cuál fue el acto administrativo que autorizó la modificación de las vías?

La experiencia dice que cuando un proyecto “va porque va” esconde un torcido. ¿Recuerdan Vitalogic?
Nota: ¿El despilfarro también es corrupción?

En Bucaramanga no hay RETIE que valga


¿El Retie?

El retie (Reglamento técnico de instalaciones eléctricas) es un documento técnico-legal para Colombia expedido por el ministerio de Minas y energía.

Este muestra los principales parámetros a tener en cuenta para que una instalación eléctrica sea lo mas segura posible, no es una guía de diseño eléctrico y es de obligatorio cumplimiento en este país.

Por lo visto acá no se cumple ni lo hace cumplir.

La anterior es una gráfica de los aislamientos respecto a las edificaciones. Nada que ver con lo que se aprecia en esa construcción en la calle 36 de Bucaramanga.