Planificación a las patadas


Una interesante y equilibrada opinión sobre el tema de las ciclorutas que piensan poner a la brava en Bucaramanga.

Por: Iván Leal

Reclamar cuando ha sido vulnerado un derecho como el que consagra la participación de los ciudadanos en las decisiones que les afectan, hoy en Bucaramanga, es causal de marginación. De manera incansable en diferentes tribunas pretenden convencer a la ciudad con toda la artillería de dominación que caracteriza a la administración municipal y sus aliados, que son razones politiqueras y oportunistas las que se esconden en la creciente oposición a la pésima planificación de ciudad expresada en la construcción de 17,4 kilómetros de ciclo-infraestructura, en sectores que adolecen de andenes para los peatones y cuya vocación comercial e industrial ha sido ejercida desde hace más de 40 años. Es tal la mezquindad que les asiste que se les ocurrió graduar con el título de enemigo de la bicicleta a todo aquel levante la voz para reflexionar, sobre los errores contenidos en la planificación de la ciudad de cara a la imposición de la obra pública que privatiza un carril de los dos que tienen los corredores viales intervenidos. Ahora bien, es preciso mencionar que se equivocan en su alucinación de meter a todos los líderes de base en el mismo costal y con ello someterlos al escarnio público y silenciarlos.

Estamos ejerciendo nuestros derechos constitucionales y trabajamos fuertemente en divulgar el mensaje de lo siniestra que ha sido esta obra para el interés general, promocionada a partir de falsos dilemas como el que esgrimen acerca de una contribución grande para frenar el aumento de las emisiones de gases que profundizan la crisis del cambio climático. Prueba de la falacia con la que embelesan a la ciudadanía es que los reportes del día sin carro, el pasado 26 de junio de 2019, mostraron un aumento en la contaminación del aire, como lo reportaron diferentes medios de comunicación del ámbito local y nacional. Entonces si tenemos presente que era el transporte público estrato ocho, el que andaba rodando por la ciudad, podemos inferir que el problema no solo se reduce al caos vehicular sino que también obedece a la falta de modernización de los vehículos que prestan el servicio en la ciudad. Esto es planificación, sencilla y necesaria. Esta es la racionalización a la que invita Onu-habitat  en la estrategia de “La bicicleta como medio de transporte”, la misma que está contenida en el Plan Maestro de Movilidad AMB 2011-2030.

En ambos documentos se conmina a la ciudadanía a través de sus representantes electos en el ejercicio democrático, a REFLEXIONAR una visión de transporte sostenible a partir de lineamientos, estrategias y acciones que garanticen el éxito de la movilidad urbana. Es decir que no sea cosa de una moda efímera. Dicho en otros términos, la planeación de ciudad no se puede dar como un embeleco pasajero sino como el fruto madurado de un trabajo de complementariedad que en materia de movilidad esté articulado con un transporte público de calidad, espacios adecuados para los viajes a pie y la organización de una ciudad que creció con vocación comercial e industrial. 

Así a unos pocos les incomode, lo cierto es que siguen grabando imaginarios fantásticos sobre nuestra identidad. De ahí la resistencia propia del santandereano a un cambio sin fundamentos serios, sin pensamiento crítico y sin el rigor de la lógica. El argumento con el que resolvían el problema que ocasiona el caos vehicular a la movilidad urbana fue un trabajo de demostración a través de la reducción al absurdo. Los genios de la administración municipal se valieron de artilugios escurridizos para llegar a la conclusión que primero era la ciclo-infraestructura y luego la planificación de la ciudad como sistema, principalmente porque tienen que cumplir con la promesa del Plan de Desarrollo. No importa si tienen que pasar por encima de toda una ciudad. Sin embargo aclaremos, no es una minoría como nos quieren mostrar, lo que pasa es que los ciudadanos están cansados de ver a Bucaramanga enfrascada en las diatribas de una clase que no quiere renunciar al poder, los unos o los otros, da igual. Además en esta época de intolerancias exacerbadas  reclamar derechos y exigir de la administración municipal el acatamiento del orden jurídico se ha convertido en un delito. Lo llamo el mundo al revés. Acudir a los mecanismos de participación ciudadana para hacer un control político directo como ciudadanos es motivo de condena. Y al mejor estilo de la época de las brujas de Salem, la conciencia de Bucaramanga se forja con fuego, a las malas, con la reducción de un carril, así no tengamos transporte público moderno y ambientalmente amigable, así el transporte informal sea una opción válida, así el espacio público esté concesionado para el comercio informal, así la pedagogía y la concertación no sean el camino para aprender a cuidar la vida de las actuales y futuras generaciones. Insisto. El mundo al revés. Sin embargo la justa lucha sigue.

Lo dicho, una valerosa opinión que reproducimos a riesgo de que los biciusaurios nos etiqueten…

pues, todos tenemos que seguir a Manolo. Y alabar el vestido nuevo del Emperador.

Anuncios

El posible futuro del parque La Flora


En la semana anterior se preguntaba el subpasquín Gente de Cabecera sobre el futuro del Parque la Flora. Múltiples respuestas nos pasaban por la mente. En esos días el diario (El Pasquín lo llamaba mi padre) Vanguardia Liberal señalaba la polémica respecto al traslado del los vendedores ambulantes al parque Centenario.

Ver Artículo

Esa maniobra para despejar de vendedores ambulantes el espacio público llevándolos a unos parques (que son también espacio público), me recuerda un pasaje de una poesía infantil de Rafael Pombo llamada “Simón el Bobito

Vio un montón de tierra que estorbaba el paso
Y unos preguntaban ¿qué haremos aquí?
Bobos dijo el niño resolviendo el caso;
Que abran un grande hoyo y la echen allí

 

Acá abrieron tres hoyos.

Un amigo preocupado nos comentó: “Esa vaina es retroceder más de treinta años, a los tiempos de la Asociación de Municipios del Área de Bucaramanga – AMAB-. Cuando el Parque estaba invadido por los vendedores. A ese paso esos muchachitos seguidores del alcalde Rodolfo van a volver a traer a los alrededores del Parque Centenario las terminales de buses empresas intermunicipales de buses, parece que con la “integración de los cacharros de buses a Metrolínea se están dando los primeros pasos. Y también a los mayoristas de víveres y abarrotes a los alrededores de la plaza de de mercado del centro. ¡Pendejos que no conocen la historia y creen estar innovando!”

Tras de cotudos…


…con paperas.

 Vista de una conocida y empinada calle de Bucaramanga. Allí los andenes tienen las dimensiones mínimas para una persona, y el poco espacio que queda cuando no lo ocupan las gradas de accesos a las viviendas, lo utilizan algunos frescos para estacionarse.

Un pedacito de cielo


ipp

Bueno, algo es algo en esta densa ciudad.