Man 2020


Un corto a propósito de la cuarentena, aislamiento, distanciamiento o como se llame.

“Living In A Ghost Town”. Una canción nueva que lanzan los Rolling Stones


Hacía algo más no lanzaban un tema nuevo. Los Rolling Stones han lanzado esta canción “LIVING IN A GHOST TOWN” (Viviendo en un pueblo fantasma).

Los sobrevivientes


Así se llamaba una serie inglesa que transmitió la televisión colombiana por allá a finales de los años 80. Por cortesía de Grace que lo encontró tenemos acá el primer capítulo. Para que se entretengan en estos días de cuarentena.

Dice quien subió el capítulo con subtítulos en español

Serie emitida por la BBC el DVD solo trae los subtítulos en inglés y necesito traducirlos para seguir subiendo los capítulos subtitulados al español. Necesito ayuda si alguien se anima dejar mensaje por aquí para postear los srt en inglés y que los traduzcan luego los pego y subo el siguiente capítulo.

Quédense en casa, descansen y lávense las manos…

Toque de queda


Las autoridades de varios municipios de Colombia, han decretado el toque de queda como una forma de colaborar con el aislamiento necesario para combatir la pandemia del COVID-19 que azota actualmente al planeta. Hablando con Claudius en días pasados se acordó de una Canción de Pablus Gallinazo. La canción se originó en la época en que el Presidente Carlos Lleras Restrepo (El Chiquito Lleras, el de los billetes de Cien Mil), decretó un toque de queda nacional para controlar los desordenes ocasionados por el milagroso repunte electoral que impulsó el entonces Ministro de Gobierno “El Tigrillo Noriega” que resultó con el ascenso al poder de Pastrana el de la eterna sonrisa (No confundir con su hijo el Príncipe Autista), bueno la canción se llama La Historia de Pablo. Veremos la Letra y luego el video con la música de la Canción interpretada por el Comandante Pablus.

PABLUS GALLINAZO
Canción. La historia de Pablo.

Esta es la historia de Pablo,
el hombre de la calle,
que se volvió importante por falta de importancia nacional,
es una historia verdadera,
que le ocurre aun cualquiera,
en un país de veras, como el país de usted;

Pablo que por no ser caballo,
jamás tuvo un establo ni pista de carreras para él,
Pablo que como no fue perro,
no tuvo amor ni hueso ni perreras para él,
Pablo como no fue gato,
no tuvo amor ni plato ni techos para él.

Pablo, el tipo de quien hablo,
parado en las vitrinas solía mirar programas de tv,
y en ese país reinaba, -aparte del desorden-,
el señor presidente, el amo de la gente,
de clase dirigente,
de clase displicente, con hombres como Pablo,
el tipo de quien hablo… Y como usted.

Ya dije que parado en las vitrinas,
miraba los programas de rutina,
cuando una voz muy sería y masculina,
el musical de moda interrumpió.

“Les hablará en seguida el Señor presidente de la República:”

Y el himno se escuchó.

Todo el mundo a la casa, lo dijo el presidente.
Y cuál casa si su gente vivió siempre como él,
en el andén…
Problema para Pablo y gente como él,
celosa y respetuosa de la ley,
problema para Pablo y gente como él,
celosa y respetuosa de la ley…

Pablo se dirige a un policía,
le dice que cuál casa, cómo hacía,
para poder la ley obedecer.
el poli que era un pobre uniformado,
le dice que el estado seguramente estaba equivocado,
o casas para todo iba a haber,
sin embargo, se dirige a su teniente,
para que le resuelva urgentemente,
la cosa que ha mandado el presidente,
para poder actuar,
el oficial se queda impresionado,
abraza al policía emocionado,
y para que le den el confirmado
por radio se dirige al general,
se forma la verraca confusión
y llama el general al presidente,
para que le resuelva brevemente,
el caso que,
en oscuras
se quedó…

“Querido general,
¿Se le ha olvidado que el estadio forma parte del Estado?”

Le cuelga y se reanuda la canción…

Le dan a Pablo un palco numerado,
con sombra en el estadio del estado
y muy feliz con techo Pablo sueña
que por primera vez es un señor…

¡Y así como lo oído tal si como lo ve,
se inauguró un sistema de vivienda para usted.

Moraleja y conclusión: Colombia vende ideas y aunque tú no lo creas
acaba por comprarlas Pinochet.

Y ahora la música.