Se esperan movimientos burocráticos en Colombia con el cambio de gobierno


Pues si…

Anuncios

“Definitivamente esos de Tránsito de Bucaramanga no sirven pa’ un sieso”


Esa fue la frase de una charla que le escuchamos a un par de señores el viernes pasado en el Parque Turbay.


Eso pasa siempre que inicia un puente festivo, por la noche el parque se vuelve una sucursal ilegal de la terminal de transporte, y como en Bucaramanga, los agentes y el director se acuestan como las gallinas, en las calles reina el caos“.

Pues si, como se observa en las fotografías que nos apresuramos a tomar, los buses con toda la parsimonia del caso estacionados ocupando un carril de la carrera 27.

Y para más complique, estacionan obstruyendo la parada de Metrolínea. Por eso el conductor bus tiene que parar a recoger y dejar pasajeros en la mitad de la calzada.

Y pasan a toda mecha con ese ruidajón esos vergajos de las motocicletas de alto cilindraje que parece que con la moto les vendieron un lote en el parque cementerio.” Continúan comentado los señores.

Y no solo en la 27, en las calles laterales no es raro ver motos en contravía y por los andenes. Y sin luces. ¡Ah! Y los de los carros no se quedan atrás, son muchos los que andan sin las luces, unos les grita que prendan las luces y algunos agradecen. En cambio a los de las motos si se les les avisa que van sin luces o ‘comiendo flecha’, se embejucan, y de buenas si apenas nos gritan: ¡’Sapo HP’!”

¿Y qué me dices de los ciclistas? Ahora pasan en manadas algunos llevan luces, pero otros parecen especializados en viajar por los andenes, u no respeten un semáforo ni el sentido de las vías… Y los peores son los que andan con cachucha y morral naranja. Unos pingos que hacen domicilios, van por donde se les da la gana y hasta en las colas de las tiendas y restaurantes de comida rápida se cuelan como si fueran dueños del negocio. No respetan. Yo dejé de ir a comprar esos sánduches en el Metropólitan pues los empelados permiten que esos vergajos se salten las filas.

Si realmente, si los señores agentes de tránsito sirvieran para algo distinto de escoltar entierros, y vigilar el pico y placa, esa entidad tendría una buena fuente de ingresos.

Tengo que volver a pasar por ese parque, se aprende mucho.

 

El posible futuro del parque La Flora


En la semana anterior se preguntaba el subpasquín Gente de Cabecera sobre el futuro del Parque la Flora. Múltiples respuestas nos pasaban por la mente. En esos días el diario (El Pasquín lo llamaba mi padre) Vanguardia Liberal señalaba la polémica respecto al traslado del los vendedores ambulantes al parque Centenario.

Ver Artículo

Esa maniobra para despejar de vendedores ambulantes el espacio público llevándolos a unos parques (que son también espacio público), me recuerda un pasaje de una poesía infantil de Rafael Pombo llamada “Simón el Bobito

Vio un montón de tierra que estorbaba el paso
Y unos preguntaban ¿qué haremos aquí?
Bobos dijo el niño resolviendo el caso;
Que abran un grande hoyo y la echen allí

 

Acá abrieron tres hoyos.

Un amigo preocupado nos comentó: “Esa vaina es retroceder más de treinta años, a los tiempos de la Asociación de Municipios del Área de Bucaramanga – AMAB-. Cuando el Parque estaba invadido por los vendedores. A ese paso esos muchachitos seguidores del alcalde Rodolfo van a volver a traer a los alrededores del Parque Centenario las terminales de buses empresas intermunicipales de buses, parece que con la “integración de los cacharros de buses a Metrolínea se están dando los primeros pasos. Y también a los mayoristas de víveres y abarrotes a los alrededores de la plaza de de mercado del centro. ¡Pendejos que no conocen la historia y creen estar innovando!”