El típico radio de celador


SAMSUNG CAMERA PICTURES
Foto

Encuentro esta maravilla tecnológica. Pinzas de las cejas como control de volumen. Extensión de la antena externa mediante cable eléctrico(el verde). Moderno cierre de cabuya plástica. Le falta la adición de pilas Tipo D, para ser un clásico. Eso si música, guapachosa a todo volumen para que todos los vecino se enteren de los refinados gustos de su propietario.

La banda sonora de los taxis en Bucaramanga


Aparte tratar de satisfacer la curiosidad respecto al toque de diseño minimalista que le entra al pasajero al observar la decoración interior de los taxis, de tratar de esquivar la charla del conductor, y de rechazar le lectura del sangiloniento pasquín Qui’bo que generosamente el 99% de los conductores le ofrecen al pasajero, la principal entretención al viajar en el taxi consiste en el sonido de fondo del radio del automóvil. Ahí escuchamos la radio, relegada a ese rincón por la televisión y el Internet.

Si uno está de buenas el taxi lleva dos al tiempo, uno con la radio comercial local y otro el de un radioteléfono con la gangosa y apresurada voz de la despachadora de la empresa, que repite como disco rayado unas direcciones de unas familias que a uno no le interesan, salpicados por unos susurros o gritos de lo que vienen a ser los trolls de esta porción del espectro. En cuanto a la radio local, hay de todo, lo imaginable y aún lo inimaginable en el dial. Lo menos ‘pior’ es tener que escuchar las cadenas de noticias nacionales con Pachito, Julito, Darío o Vicky. En cuanto a las noticias locales, a pesar de lo insoportables que son, tienen la ventaja de ahorrarnos la lectura de los diarios locales, pues esos ‘periodistas’ son buenos para leer las noticias ajenas.

Sigue leyendo

La Música Ambiental en Metrolínea


Hace unos cuantos años mi madre afirmaba que era de muy mala educación y muestra de egoísmo encontrarse con un tipo escuchando música de esa manera, que se iban a volver sordos, a mí me daba lo mismo. Creía que era algo de envidia de las antiguas generaciones. Hoy en día pienso que el uso de audífonos debe ser obligatorio. ¿Por qué el cambio de opinión? Pues si algo me disgusta es que me obliguen a escuchar a todo volumen el tipo de música que no me gusta. Más aún si uno está pagando por un servicio, como en una peluquería, un restaurante, en un taxi o en un bus. En los taxis al menos queda la opción de solicitarle al conductor que le baje al volumen. En los buses era mas jodido, pero cuan la entrada en servicio de Metrolínea en los buses antiguos asustan y en los Verdes no se escucha sino las voces robóticas que anuncian los nombres de las estaciones y uno que otros molesto timbre de teléfono celular. Pues la mayoría de las personas van escuchando su propia música de forma privada.

Claro que si uno está muy de malas le toca al lado un mequetrefe escuchando algo parecido a una mezcla de música asmática, y chillido afónico de ratón en trampa. Generalmente se trata de un tipo con cara de imbécil que cree que todos los compañeros del bus tienen su misma apreciación musical probablemente adquirida en la cocina de su hogar. Y tiene al máximo su raquítico volumen un teléfono celular. Al menos en esos buses de Metrolínea uno puede irse para el fondo y alejarse de ese molesto ruido, aunque a veces sospecho que es su particular forma de ampliar su espacio vital pues sospechosamente el tipo es el único que no viaja espichadamente incómodo.

De la radio sobre la UIS


Universidad Industrial de Santander - Open Theatre
Image via Wikipedia

La Ministra de Educación modifica el Código Penal. Ahora todo el proceso estará en manos de las personas “prestantes” de la región. Esto a propósito de los problemas de la Universidad Industrial de Santander (Vea Hitler en la UIS)

Hoy se difundieron estas entrevistas en las ondas radiales

Lo que dijo la ministra en la radio

Lo que dijo el gobernador

¿Algo en claro?

PS: Un comunicado de última hora.

Reblog this post [with Zemanta]