Con la cuarentena recordamos el título de una canción (I Can See Clearly Now)


Por todos lados los habitantes del planeta, enclaustrados por las medidas de distanciamiento social motivadas por el amenaza del COVID-19, empiezan a notar cambios en el colorido de los cielos. Ha desaparecido la capa gris que velaba el paisaje. Como la canción de Jimmy Cliff, (Puedo ver claramente ahora).

En la India se vuelven a ver los horizontes lejanos. Y en Bogotá se volvieron a poder observar los nevados de la Cordillera Central.

Crotos


– Papá, papá… ¿Por qué esta mata no tiene todas las hojas verdes como las demás?

– Esas matas se llaman crotos y tienen casi todos los colores del arco iris pues son unas alegres matas del trópico.

– Más el azul del cielo…

¿Espejismo?


Recibimos una fotografía y un texto que transcribimos parcialmente a continuación.

Despistado al mirar hacia atrás mientras viajo por la carrera 27 de Bucaramagna al ver un movimiento raro. Si, parte de la motocicleta se movía al veres. Ya más concentrado, veo que el “pato” o pasajero de la moto lleva un gran espejo. Bueno es normal en Bucaramanga en dónde como dicen por acá los pingos: “Tránsito no sirve para un sieso“. (Y no se tatra de Doña Trántiso la que vendía hormigas en la plaza central, hablan de la autoridad(?) de tránsito).

Eso si es una situación de riesgo como dicen los geólogos de La Nueva Asociación de Urabnistas Disléxicos Pensianodos,

El ataque de los perros


De los perros calientes…