Un hueco en los recuerdos


Una del recuerdo

 

Luego de mucho investigar, sin demasiado juicio, al fin encontré alguien que me dijera en donde quedaba la casa de la fotografía. Esto me dijo:

Era una casa del Barrio Sotomayor en Bucaramanga, en una época de propiedad de Elisa Tapias, una tía del arquitecto Bumangués Rafael Maldonado Tapias, tiempo después vivió allí la família Ogliastri, Doña Julieta y sus hijos Ruben y Enrique. Posteriormente vivió la familia Valdivieso.

La vivienda esquinera era grande y allí hoy se levantan un edificio de cuatro pisos y un local comercial por el costado que no se aprecia en la fotografía. Tenía un techo que parecía de pizarra con una inclinación en los techos como para aguantar una inexistente nevada en estos trópicos. Por lo visto los planos eran traídos del exterior. Era de una sola planta con techos altos eso sí, bien fresca para los calores comunes de Bucaramanga. Es en la calle 48 arriba de la carrera 27.

 

Nuevamente nuestra patria de primera.


Ya que ese árbitro no jodió en el mundial de fútbol y no valieron ese gol, nos tocará conformarnos con este campeonato mundial. El de días festivos.
Campeones mundiales
Eso si, empatados con la India.

Vea la nota completa en este vínculo

Las banderas del Parque San Pío


ipp

Me dicen los que saben que las banderas de Bucaramanga que están al lado de la Gorda en el Parque San Pío (o como se llame), son el fiel reflejo de lo que es la actual administración municipal (y de las de lo va del siglo XXI agregaría yo. ¿No les parece?

Premonición de la sequía


ippEl día de elecciones, observamos esta mapa en relieve de Colombia en el Colegio San Pedro Claver de Bucaramanga. Uno de los votantes lo analizaba y decía que eso debió ser muy bonito en su época, que lástima que el se hubiera secado, que ojalá eso no fuera una premonición del futuro del planeta. A lo que el compañero le respondió que al contrario con el calentamiento global antes en mapa se iba a desactualizar aun mas, pues el nivel del mar subirá y de los volcanes nevados en los trópicos no quedará sino el recuerdo.