Historia de unos escalones


En la imagen se ve parcialmente la entrada al Hotel Dann de Bucaramanga. Allí está implícita una simpática historia. Se observan en la parte izquierda de imagen, unos escalones de otro color. Ahí está la clave de esta historia.

La historia es la siguiente. El hotel por el costado de la calle 47, cerca al límite del predio, tiene un sitio de reuniones y una especie de bar o estadero, o como se le quiera llamar. Después de muchos años se dieron cuenta que el local no tenía la asistencia que habían esperado. Solo se veían hombres solos y era raro encontrarse una pareja.

Después de mucho investigar descubrieron las muchas de las mujeres consultadas afirmaban que era muy incómodo que las vieran entrar al hotel con el novio o el amigo, y posteriormente no las vieran en la terraza de la piscina del hotel. Que la gente pensaría que se habían quedado enredadas en las habitaciones de los pisos intermedios.

Así pues los encargados del local después de una larga investigación descubrieron con sorpresa que la mayoría las consultadas pensaban que era muy incómodo que las vieran entrar al hotel acompañadas del novio o el amigo, y posteriormente no las encontraran en la terraza de la piscina del hotel, que es el sitio al cual frecuenta la mayoría de los que no se hospedan en el hotel. Que por eso la gente pensaría que se habían quedado enredadas en las habitaciones de los pisos intermedios.

Entonces decidieron habilitar una entrada lateral al local, para que los chismosos bumangueses pudiesen constatar que las parejas asistían casta y recatadamente a tomarse sus cocteles o bebidas espirituosas que llaman las beatas. Y todo iba bien hasta que llegó la Pandemia y por los protocolos tuvieron que cerrar la entrada lateral. Otros afectados por el COVID-19.

Toque de queda


Las autoridades de varios municipios de Colombia, han decretado el toque de queda como una forma de colaborar con el aislamiento necesario para combatir la pandemia del COVID-19 que azota actualmente al planeta. Hablando con Claudius en días pasados se acordó de una Canción de Pablus Gallinazo. La canción se originó en la época en que el Presidente Carlos Lleras Restrepo (El Chiquito Lleras, el de los billetes de Cien Mil), decretó un toque de queda nacional para controlar los desordenes ocasionados por el milagroso repunte electoral que impulsó el entonces Ministro de Gobierno “El Tigrillo Noriega” que resultó con el ascenso al poder de Pastrana el de la eterna sonrisa (No confundir con su hijo el Príncipe Autista), bueno la canción se llama La Historia de Pablo. Veremos la Letra y luego el video con la música de la Canción interpretada por el Comandante Pablus.

PABLUS GALLINAZO
Canción. La historia de Pablo.

Esta es la historia de Pablo,
el hombre de la calle,
que se volvió importante por falta de importancia nacional,
es una historia verdadera,
que le ocurre aun cualquiera,
en un país de veras, como el país de usted;

Pablo que por no ser caballo,
jamás tuvo un establo ni pista de carreras para él,
Pablo que como no fue perro,
no tuvo amor ni hueso ni perreras para él,
Pablo como no fue gato,
no tuvo amor ni plato ni techos para él.

Pablo, el tipo de quien hablo,
parado en las vitrinas solía mirar programas de tv,
y en ese país reinaba, -aparte del desorden-,
el señor presidente, el amo de la gente,
de clase dirigente,
de clase displicente, con hombres como Pablo,
el tipo de quien hablo… Y como usted.

Ya dije que parado en las vitrinas,
miraba los programas de rutina,
cuando una voz muy sería y masculina,
el musical de moda interrumpió.

“Les hablará en seguida el Señor presidente de la República:”

Y el himno se escuchó.

Todo el mundo a la casa, lo dijo el presidente.
Y cuál casa si su gente vivió siempre como él,
en el andén…
Problema para Pablo y gente como él,
celosa y respetuosa de la ley,
problema para Pablo y gente como él,
celosa y respetuosa de la ley…

Pablo se dirige a un policía,
le dice que cuál casa, cómo hacía,
para poder la ley obedecer.
el poli que era un pobre uniformado,
le dice que el estado seguramente estaba equivocado,
o casas para todo iba a haber,
sin embargo, se dirige a su teniente,
para que le resuelva urgentemente,
la cosa que ha mandado el presidente,
para poder actuar,
el oficial se queda impresionado,
abraza al policía emocionado,
y para que le den el confirmado
por radio se dirige al general,
se forma la verraca confusión
y llama el general al presidente,
para que le resuelva brevemente,
el caso que,
en oscuras
se quedó…

“Querido general,
¿Se le ha olvidado que el estadio forma parte del Estado?”

Le cuelga y se reanuda la canción…

Le dan a Pablo un palco numerado,
con sombra en el estadio del estado
y muy feliz con techo Pablo sueña
que por primera vez es un señor…

¡Y así como lo oído tal si como lo ve,
se inauguró un sistema de vivienda para usted.

Moraleja y conclusión: Colombia vende ideas y aunque tú no lo creas
acaba por comprarlas Pinochet.

Y ahora la música.

Crotos


– Papá, papá… ¿Por qué esta mata no tiene todas las hojas verdes como las demás?

– Esas matas se llaman crotos y tienen casi todos los colores del arco iris pues son unas alegres matas del trópico.

– Más el azul del cielo…

¿Espejismo?


Recibimos una fotografía y un texto que transcribimos parcialmente a continuación.

Despistado al mirar hacia atrás mientras viajo por la carrera 27 de Bucaramagna al ver un movimiento raro. Si, parte de la motocicleta se movía al veres. Ya más concentrado, veo que el “pato” o pasajero de la moto lleva un gran espejo. Bueno es normal en Bucaramanga en dónde como dicen por acá los pingos: “Tránsito no sirve para un sieso“. (Y no se tatra de Doña Trántiso la que vendía hormigas en la plaza central, hablan de la autoridad(?) de tránsito).

Eso si es una situación de riesgo como dicen los geólogos de La Nueva Asociación de Urabnistas Disléxicos Pensianodos,