Cuando a los Uribistas de clase media se le pide la opinión sobre la reforma tributaria


Miré la vitrina, tomé la fotografía y me acordé de algunos amigos fervientes Uribistas que andan apagando incendios de sus deudas haciendo maromas con sus magros ingresos que se tragaron el cuento de la rebaja de impuesto que les prometieron en campaña.

 

Anuncios

Algún chambón está haciéndole daño a la administración



Ya nos lo habían advertido: En el Parque Turbay de Bucaramanga van a hacer las mismas cagadas que hicieron en el Parque Solón Wilches. Y si. el ignoto contratista y el disimulado contratante instalaron bancas y cestas de basura en el destartalado parque, sin medio arreglar los pisos. Si eso hubiese sucedido en una obra de la Constructora HG, no nos imaginamos el arrecherón del actual alcalde. Pero como se trata del sector público….

Tiene razón ese chistoso que dijo que nuestro alcalde se parece a Messi: Solo trabaja bien en el sector privado.

Nota: Es chistoso que ese parque que la construcción de la carrera 27 dividió en dos dejando un “abajo de la 27″ y otro”arriba de la 27”, refleje el criterio clasista de los bumangueses de dividir la población de la ciudad según su situación geográfica respecto a las carreras 15, 27 y 33.

“Definitivamente esos de Tránsito de Bucaramanga no sirven pa’ un sieso”


Esa fue la frase de una charla que le escuchamos a un par de señores el viernes pasado en el Parque Turbay.


Eso pasa siempre que inicia un puente festivo, por la noche el parque se vuelve una sucursal ilegal de la terminal de transporte, y como en Bucaramanga, los agentes y el director se acuestan como las gallinas, en las calles reina el caos“.

Pues si, como se observa en las fotografías que nos apresuramos a tomar, los buses con toda la parsimonia del caso estacionados ocupando un carril de la carrera 27.

Y para más complique, estacionan obstruyendo la parada de Metrolínea. Por eso el conductor bus tiene que parar a recoger y dejar pasajeros en la mitad de la calzada.

Y pasan a toda mecha con ese ruidajón esos vergajos de las motocicletas de alto cilindraje que parece que con la moto les vendieron un lote en el parque cementerio.” Continúan comentado los señores.

Y no solo en la 27, en las calles laterales no es raro ver motos en contravía y por los andenes. Y sin luces. ¡Ah! Y los de los carros no se quedan atrás, son muchos los que andan sin las luces, unos les grita que prendan las luces y algunos agradecen. En cambio a los de las motos si se les les avisa que van sin luces o ‘comiendo flecha’, se embejucan, y de buenas si apenas nos gritan: ¡’Sapo HP’!”

¿Y qué me dices de los ciclistas? Ahora pasan en manadas algunos llevan luces, pero otros parecen especializados en viajar por los andenes, u no respeten un semáforo ni el sentido de las vías… Y los peores son los que andan con cachucha y morral naranja. Unos pingos que hacen domicilios, van por donde se les da la gana y hasta en las colas de las tiendas y restaurantes de comida rápida se cuelan como si fueran dueños del negocio. No respetan. Yo dejé de ir a comprar esos sánduches en el Metropólitan pues los empelados permiten que esos vergajos se salten las filas.

Si realmente, si los señores agentes de tránsito sirvieran para algo distinto de escoltar entierros, y vigilar el pico y placa, esa entidad tendría una buena fuente de ingresos.

Tengo que volver a pasar por ese parque, se aprende mucho.

 

El maquillaje de un platanal táctico en Bucaramanga


En Bucaramanga ahora todo lo solucionan con pintura.

Si el Espacio Público es la piel de la Democracia (según la administración). El tal Urbanismo Táctico es puro maquillaje.