En Bucaramanga nos iban a volver como…


Pues si.

Anuncios

Escogiendo los sectores de actualización catastral


Suponemos que así fue la cosa.

La facultad de arquitectura de la Universidad Santo Tomás de Bucaramanga encuentra la solución a la caída del sector económico de la construcción en Colombia


De forma conjunta unos amigos de “El Grupo de Estudio de Tímidos Urbanistas Patafísicos de la Meseta de Bucaramanga y de sus Escarpas y Rumbones“, y también de la “Segunda Asociación de Patinadores Beodos de la Meseta de Bucaramanga“, nos han remitido unas fotografías que se me hacen muy oportunas para la época de restricción de la oferta de trabajo para los constructores, ya sean arquitectos o ingenieros, al mismo tiempo que el diseño de modas colombiano se destaca en el exterior, como el traje de Andrea Echeverri en los premios Grammy o el de nuestra Primera Dama en la Casa Blanca por solo nombrar los más recientes del llamado Colombian Style*. Me cuentan que se trata de uno de los ejercicios de Taller Noveno de la facultad de arquitectura de la Universidad Santo Tomás de Bucaramanga.


Pensé que estaba algo desconectado de la actualidad. Pensaba escribir mi opinión al respecto, pero no estaba de humor. Por lo tanto he decidido mostrar estas fotos en forma de consulta para ilustrarme sobre esa actividad a algunos amigos profesionales y estudiantes de carreras afines a la construcción, cosa que hice igualmente con personas de diversas profesiones.

Estas son las respuestas a mi pregunta, la mayoría en forma de pregunta:

  • ¿Están buscando que los contraten en la Casa de Nariño?
  • ¿De allá salió el vestido de Andrea Echeverri en los premios Grammy?
  • ¿Esos profes son los inventores del Urbanismo táctico?
  • Perdón mano, ¿Quién es el decano?
  • ¿Loco eso es una burla?
  • ¿Contrataron a Hugo Lombardi en la facultad?
  • ¿Se acuerda del cuento infantil ese del El traje nuevo del emperador en el que unos avivatos se burlan del emperador y todo su pueblo diciendo que iban a tejer un traje con una tela tan especial que los bobos no la veían y todos decían verla hasta que un niño gritó: “El emperador está empeloto”.
  • ¿Por esa güevonada a los pobres chinos les toca pagar una matrícula de mas de seis millones de pesos?
  • ¿Buscan un sucesor de Karl Legerfeld?
  • Como chiste es terrible…
  • ¿Ve que la Endogamia Intelectual existe con todos sus problemas?
  • ¿Ve por qué a los ingenieros nos encanta burlarnos de los arquitectos?
  • ¿Usted vio la película ‘El Embajador de la India’ en la que un tipo llega a Neiva y se hace pasar por el embajador y vive un fin de semana a cuerpo de rey a costillas de los arribistas opitas?
  • Algo de eso escuché el año pasado. ¿Serán los mismo que llaman a las materas dizque “contenedores de vida”?
  • ¿O sea que la facultad reconoce que ha fallado en la pedagogía del diseño básico en los ocho semestres anteriores?
  • Eco Moda, luego hablamos pues va a empezar la novela.

Pero la mejor respuesta fue la respuesta que El Conde de Morrorico envió por WhatApps

*Colombian Style

Tramando incautos


Los amigos de El Grupo de Estudio de Tímidos Urbanistas Patafísicos de la Meseta de Bucaramanga y de sus Escarpas y Rumbones envían a este Blog unas fotos, un enlace y unos comentarios que se transcriben a continuación:

Luego de un par de dudas con la incógnita sobre que era lo que estaban haciendo allí, instalaron una mini valla de esas en las que anuncian obras.

Así lo que vimos en su Twitter en ese momento

Creíamos que se trataba del embeleco aquel del urbanismo táctico con que nos tienen tramados. Pero no era una Apropiación (o invasión) del espacio público así lo llamen RECUPERACIÓN ESPACIO UNIDAD RESIDENCIAL. Pero interpretando el letrero se observan varias cosas:

  1. La valla no cumple ni con las dimensiones ni con el contenido que la normatividad exige a las vallas de las obras de construcción.
  2. No aparece nombre del titular (ya sea persona natural o jurídica) de la licencia.
  3. La RECUPERACIÓN ESPACIO UNIDAD RESIDENCIAL no es una clase o modalidad de licencia que exista legalmente.
  4. Según la fotografía los elementos de cerramiento están instalados en el espacio público, por tanto no hay ninguna recuperación.
  5. Las Licencias que citan (DC 502/87, DC 582/87 y DC 028/89 son de los años 1987 y 1989, no se entienden como ejecutan el cerramiento invocando unas licencias de la penúltima década del siglo pasado.
  6. El GDT 4472 del 1 de octubre de 2018 debe ser una carta u oficio de la Secretaría de Planeación y no una licencia de intervención del espacio público.

Lo cual nos llega a concluir lo siguiente:

  • Los propietarios del conjunto o edificio TORRES DE SOTOMAYOR son muy avispados, unos verdaderos aviones.
  • En Bucaramanga, ni la Secretaría de Planeación ni la Defensoría del Espacio Público de Secretaría cumple con sus funciones

Afortunadamente solo le quedan 321 días a esta administración.

Ante lo cual no se puede sino darles la razón a los amigos de ese grupo en casi todo excepto en el “afortunadamente”, pues preocupa lo que le pueda ocurrir a la ciudad con esa “creatividad” desbocada.