Las comparaciones son odiosas pero…


¿Cierto?