Peligro en las vías de Bucaramanga


En camino hacia el centro de Bucaramanga nos encontramos con una extraña situación que alcanzamos a registrar en la cámara del celular. Es algo muy peligroso.  ¿Cómo así que el perro no lleva puesto el casco y el motociclista no se ha amarrado el bozal?  Si. El peligro no es el perro, de esas razas que llaman dizque peligrosas. No el peligro es el conductor de la moto.

Lo que me recuerda una conversación que escuché en el parque San Pío entre dos señores. Más o menos decían:

  • Todos los que se pasean con esos perros bravos son mantecos.

  • Hombre, no generalice, ni todos esos perros son bravos, ni todos sus dueños son mantecos.

  • ¿El 98%?

  • Dejemos así.

¡Juumm!

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: