Buscando el “corrientazo”


Cuando se camina de afán por las calles en las ciudades con apreciable congestión vehicular y peatonal como acá en Bucaramanga, muchas veces no se presta atención sino a los posibles obstáculos que puedan existir en el camino. Por eso cuando caminamos despreocupados empezamos a encontrar cosas raras a nuestro alrededor.
Al final de la noche de la víspera del puente festivo del 8 de diciembre, caminando por la calle 41 con carrera 28A de regreso a casa, nos pareció ver algo raro en una construcción. Se me ocurrió pasar tan pronto fuera posible a verificar si lo que había visto era lo que me temía. Y si…

SAMSUNG CAMERA PICTURES

La obra de día

Era una adición a una construcción existente. Ya más cerca me pereció que esa obra no debía tener ningún tipo de permiso. No podía tenerlo.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Y en ella trabajaban

De pronto apareció un obrero cargando una teja de “fibro-cemento” que es el nombre que le dan de manera eufemística en Colombia a los elementos de Asbesto-Cemento, ese potente elemento carcinógeno con el cual se ha construido la vivienda de los menos favorecidos. Entonces decidí cambiar de ángulo para tomar otra fotografía.

Desde la otra acera

Desde la otra acera

¡Qué barbaridad! El obrero me observa mientras está peligrosamente al lado del transformador eléctrico. Me asusta pensar cómo harían para armar los andamios, instalar los hierros y fundir esa viga. En cualquier momento pueden haber quedado electrocutados. Por eso el título de esta entrada: Esperando el Corrientazo. No el almuerzo “corriente” que venden por estos lados, sino la descarga eléctrica.

Desde más abajo

Desde más abajo

Me quedan muchas dudas. ¿Qué hacen los funcionarios del control de obras de Bucaramanga que se tiene entendido es responsabilidad de Planeación del municipio y por ende de la Alcaldía? ¿La empresa electrificadora no tiene supervisores? ¿Los vecinos no ven nada?

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: