En las paredes de un cruce conocido


En MCI

El Vizconde de Las Terrazas y aledaños, un ocasional corresponsal nos envía esta fotografía.

Los muros de la sede de la Misión Carismática Internacional o como sea que se llame, en lo que antes eran los talleres de la Compañía Colombiana de Tabacos, siempre habían estado pintados de Blanco. Lo cual constituía irresistible un atractivo para los grafiteros y los pintores de paredes que acompañan las manifestaciones que suelen pasar por tan concurrida e importante esquina de Bucaramanga: La calle 36 con carrera 27. Obviamente, cada quince días debían repintar las paredes.

Hasta que los pastores descubrieron el contrafómeque: Pintar un zócalo de color negro. Y eso se solucionó por un mes.

Y como la reiterada historia de la lucha de la espada contra el escudo, pronto descubrieron la recontra contra: Utilizar pintura de un color claro. Y con un toque de humor. El grafitti dice:

Esto es humor…

Negro

Esperamos el próximo round.

El vizconde manda a decir que lo dice el letrero es:

Dios es humor
negro

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: