Una cadena de metidas de pata en Bucaramanga


Minicrónica de lo que hacen las autoridades con el dinero de los contribuyentes

(Una historia según Pedro Pablo, descubierta durante varios días de camino a la EPS).

De pronto descubrí que la compañía del acueducto estaba empeñada en un proyecto de reposición de redes en el barrio Sotomayor de Bucaramanga. Eso está muy bien, pensé. El barrio ya debe tener como ochenta años.

Bmanga07

Y en lo últimos veinte se ha redensificado fuertemente. Con el paso de las semanas entendí que no solamente iban de cambiar las redes, sino las conexiones domiciliarias. Así pues empezaron a aparecer zanjas transversales en las vías. Pensé que era bueno que se hicieran esos arreglos pues así se disminuyen las pérdidas.

Al poco tiempo empecé a ver que al tapar las zanjas quedaban unos resaltos seguidos, como para hacer una pista para que entrenaran en sus bicicletas los émulos de Mariana Pajón, aunque al final habría que conformarse con la repavimentación total lo que daría chance a loa aficionados al patinaje, como sucedía en esos sectores hace muchos años. Y todo iba bien…

Hasta que pasé el día que echaron la capa asfáltica. Y descubrí lo chambón o balurdo de ese trabajo: Simplemente pusieron una capa de asfalto encima de la existente sin tener en cuenta los niveles de lo existente. Como se ve en la fotografía, dejaron los sardineles o bordillos de menos de dos centímetros de altura cuando las normas municipales lo exigen entre 15 y 20 centímetros, como referencia el ancho de ese sardinel es de 10 centímetros.

ipp

Por los lados del Hotel Dann.

ipp

Y en algunos lados dejaron la calzada por encima del nivel de  los andenes.

ipp

Aparte de lo que hay que esperar con los próximos aguaceros,

ipp

pues los sumideros quedaron en un nivel alto,

ipp

Y en algunos casos habrá que esperar inundaciones en los sótanos de los edificios. Al averiguar un poco, me enteré que la municipalidad entre la secretarías de infraestructura y planeación habían autorizado esos trabajos. Obviamente sin ningún tipo de análisis previos que determinara la necesidad o no de cambiar toda la capa asfáltica, para beneplácito de los contratistas de la compañía del acueducto así como de esa empresa.

Tristemente me quedé pensando que todo iba a quedar de esa manera. Pero me equivocaba. Empeoró. Al pasar a las dos semanas encuentro que están volviendo a romper el pavimento.

ipp

¡Ah, brutos!

ipp

Vuelven a romper de forma descuidada el pavimento para encontrar las válvulas de la misma compañía del acueducto. Eso sí, levantan como tres metros cuadrados de pavimento, buscando una tapa que se supone ellos son los únicos que deben saber su localización. Y así dejaron desde hace una semana.

Continuará…

 Actualización.

Al terminar de escribir esta entrada nuevamente tuve que pasar por el sitio. Y sí, hay cambios. Ya reparcharon. A la guachapanda. Y dejaron sobrantes por todos lados.

ipp

Y lo peor volvieron a tapar las alcantarillas

ipp

Ojalá no vaya a suceder aquello que asustó hace unos años a los habitantes del barrio San Miguel, en donde en un reparcheo taparon todas las alcantarillas y se acumularon en las tuberías los vapores de gasolina o gas natural, el caso es que un día explotaron los gases levantando las tapas metálicas como gigantescos frisbees. EL lado positivo es que esto permite la accesibilidad de motos y automóviles a los andenes, y se aumenta la capacidad de parqueo en esta ciudad.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: