De los asuntos extraños que encontramos en nuevo POT de Bucaramanga I


Nuevamente recibimos un correo de ese colectivo anónimo que se autodenomina Grupo de Estudio de Tímidos Urbanistas Patafísicos de la Meseta de Bucaramanga y de sus Escarpas y Rumbones. Nuevamente para hacernos llegar lo que llaman el inicio de una serie interesante y un mínimo análisis sobre la cartografía e interiores del Plan de Ordenamiento Territorial. A continuación el escrito con las gráficas explicativas.

Por allá a principios de los años setenta e inicio los años ochenta invadió al país una ola de nuevos patrones de diseño urbano. Por diferentes motivos (entre ellos el arribismo de una nueva clase emergente y el exclusivismo de aquellos que se sienten en la cúspide de nuestra sociedad), se abandonó lo que se conocía como la cuadra y la manzana tradicional para dar paso a nuevos sistemas de agrupación de vivienda, en unos casos aumentando la densidad para los sectores más desfavorecidos y en otros creando conjuntos de vivienda cerrados. Bucaramanga y sus municipios aledaños no fueron ajenos a esta moda y obvio las primeras malas copias fueron malas copias: La firma Urbanas fue la pionera con resultados pobres a nivel de agrupación pese al interesante diseño individual de las viviendas unifamiliares. Pues sin una adecuada implantación urbana se definieron zonas cerradas privadas, como en el caso de Hoyo en Uno y La Pera en Floridablanca, y Los Cedros y el interesante proyecto, en su momento, Balcón del Tejar que fue diseñado originalmente como conjunto abierto rodeado de espacio público (para vender barato) y los vecinos cerraron a la fuerza ante la incuria de las autoridades municipales.

Este preámbulo viene a cuento pues una vez firmado el Plan de Ordenamiento nos pusimos analizar la cartografía del recientemente aprobado Plan de Ordenamiento y encontramos algunas cosas que nos llaman la atención, pues creemos se trata de unas particularidades que no haber inventado en ningún país del mundo. Se trata a nuestro modo de ver del resultado de la suma de diversas decisiones antitécnicas.

La primera de ellas, el que el Municipio haya aceptado que la autoridad ambiental determinara el perímetro urbano, excluyendo del perímetro existente, las áreas correspondientes al Distrito Regional de Manejo Integrado (DRMI), para que en contraprestación el Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (CDMB), conceptuara de forma positiva el proyecto del Plan de Ordenamiento. Y esa decisión de retraer el perímetro que según la Constitución y la Ley es competencia de la entidad territorial el municipio la cedió a la autoridad ambiental. Y en esa dependencia en cuyas escalinatas puede uno observar todas las mañanas una bandada de mercachifles de la contratación, de forma olímpica determinaron que todas las zonas urbanas de protección deberían ser rurales. Así pues el plano del DRMI (O para estar a la Moda el DMI de Segunda – o tercera- Generación) fue la base para la definición antitécnica de perímetro urbano.

Y esa definición no tuvo en cuenta uno de los principios básicos de la planeación regional y urbana que es la zonificación. Y quedaron unos sectores rurales dentro del gran área urbana, dentro de la gran conurbación del área metropolitana de Bucaramanga. A ese exabrupto técnico jurídico se le suman los efectos del gatuperio entre la CDMB y la recién erigida en autoridad ambiental el Área Metropolitana de Bucaramanga, AMB (o entre Ludwing Arley y Consuelo), conflicto que algunos creen están más orientados al manejo de los recursos de la sobretasa ambiental que la defensa del medio ambiente.

DRMI Frag

Ahora volvamos al conjunto los Cedros en Pan de Azúcar. Allí como se puede observar en la gráfica, las construcciones quedaron como área urbana y lo que aparentemente es zona común al interior de ellas quedó como área rural. La parte superior corresponde a Google Maps y la segunda a la cartografía del POT, en amarillo lo urbano y verde lo rural.

Cedros333 Y decimos aparentemente, pues siendo de los primeros conjuntos cerrados de vivienda, es probable que la zona interna, la que se ve detrás del cerramiento sea pública.

Captura de pantalla 2014-05-24 08.33.40

En él se observa en el cuadro con bordes redondeados la zona de  Los Cedros, igualmente en el óvalo un área del Barrio Jardín Bajo. Allí dejaron por fuera del perímetro urbano un grupo de viviendas.

Captura de pantalla 2014-05-24 08.34.43

 Las del costado derecho de la imagen.

Interesante el asunto que nos comentan, pensamos que puede ocurrir de todo, desde tener que pedir permiso por una tala o poda de un árbol haga en el frente de la vivienda a la AMB y en la parte interna a la CDMB. Igual de absurdo es que unas vías sean urbanas y sus costados rurales. ¿Serán así de obtusos Borrero y Acosta, los expertos importados o será creatividad de la tecnocracia local?

Lo único cierto es que rebaja de impuestos o de valorización no va ni a considerarse. Esperemos más análisis.

A %d blogueros les gusta esto: