El Chiste Flojo del POT


Eso de leer documentos oficiales tiene sus sorpresas unas veces, otras ni tanto, como cuando me dio la ventolera de leer las respuestas de la Secretaría de Planeación de Bucaramanga a lo expresado por los diferentes actores a los concejales en el transcurso del Cabildo Abierto. Como lo expresó el Personero en su momento muchos perdieron una valiosa oportunidad, al equivocarse de escenario o tiempo de las peticiones: unos parecían pensar que estaban en el plan de gobierno o en el plan de desarrollo y otros daban la impresión de estar preparados apenas para el inicio del proceso de la recolección de información.
Así pues, a más de la mitad de las intervenciones (que fueron igualmente algo poco menos del 50% de inscritos) les respondieron que el POT no es la instancia para resolver el tipo de problema planteado. Y a aquellas intervenciones serias y fundamentadas, se rechazaron de plano con el contundente argumento según el cual si las objeciones o sugerencias no coinciden con la “verdad revelada” consignada en los estudios del POT, no merecen la pena ni considerarse. Algo de eso se vislumbró durante el cabildo cuando uno de los expositores afirmó, ante el disgusto de los concejales, que una funcionaria de planeación le había informado que ni en el cabildo ni en el concejo tendrían oportunidad de plantear cambios al proyecto. (Puede descargar las respuestas en esta página).
Y el chiste flojo es que la única ponencia que les pareció buena y ejemplar fue casualmente la de don Rodrigo, el anterior director o jefe de planeación. Aquel que les otorgó tan jugosos contratos de ese estudio de mil y pico de millones.

Rodrigo0

Una corta y sublime intervención.

Rodrigo1

Les faltó condecorarlo y mandarle a hacer una adecuada y llamativa estatua al lado de la Gorda de Botero (o al menos al lado de la resucitada Marbelle).

A %d blogueros les gusta esto: