Una conversación informal con Carlos Eslava


Por la radio nos enteramos del fallecimiento del fotógrafo Carlos Eslava, se podría decir que era el fotógrafo “oficial” de la ciudad de Bucaramanga. Eso nos lleva reproducir esta entrada publicada en junio del 2007 en otro blog.

Luego de varios años sin ejercer su profesión de fotógrafo, vuelve tras las cámaras Carlos Eslava Flórez. Nacido en Pamplona, se formó como fotógrafo en Socorro, llegó a Bucaramanga en 1953. Se ha movido en diversos campos de la fotografía, en reuniones sociales, fotografía comercial y publicitaria. Tiene registro del crecimiento urbano de Bucaramanga y sus alrededores desde la segunda mitad del siglo XX.

Fotografía Carlos Eslava Flórez

Fotografía Carlos Eslava Flórez

Una búsqueda en Internet sobre imágenes de Bucaramanga encuentra gran cantidad de fotos originales de Carlos Eslava, en algunos casos sin los debidos créditos. Comenta Carlos Eslava:

Luego de asistir a la inauguración del Parque Chicamocha, en donde casi no me dejan entrar por tener vencida la credencial, y gracias a la ayuda de varios amigos, al fin pude entrar al palco de prensa. Allí, los colegas me tomaron fotografías y hasta me hicieron un reportaje que apareció en El Frente”.

“Un viaje a Santa Marta y luego de aburrirme sentado en la playa, me llevó a explorar en los hoteles en busca de postales, no encontré nada que valga mencionar y ello me llevó otra vez a entusiasmarme por la fotografía de forma profesional”.
“Tomé cerca de 400 fotografías de las cuales escogí 100 para pasar a contacto y de esas finalmente 20 o 30”.
“Ya no uso el cuarto oscuro, ahora me digitalizan las fotografías en altísima resolución, directamente desde los negativos”.
“El secreto principal de la fotografía está en tener ‘buen ojo’, en escoger la luz apropiada, en la forma como esta ilumina los objetos, en escoger el encuadre para una buena composición y algo de suerte”.
“Al fotografiar gente me hago el pendejo hasta que puedo tomar la foto a la persona distraída, así me evito que se ponga a posar”.

A pesar de ser más conocido por sus fotos sobre Bucaramanga, le encanta fotografiar a las personas y los detalles.

“Sigo con película normal, que aún no ha sido superada por las cámaras digitales. Se requiere de una de más de 8 megapixeles para lograr una calidad semejante y esas cámaras son muy costosas”.
“Tengo más de 500 fotografías de Bucaramanga, estoy digitalizando a muy alta calidad los negativos de mi archivo. El proceso es costoso. Estoy en proceso de elaborar un nuevo libro para Metrolínea. En estos momentos tengo una exposición en Neomundo, los invito. Y la próxima semana haré un vuelo sobre Bucaramanga, en horas de la tarde, ya que no tengo casi fotografías con la luz de esas horas, especialmente ahora en enero con tanto sol; casi todas son tomadas en horas de la mañana.”.
Así se despide Carlos Eslava.

Y lo despedimos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: