Merecen un premio


2013-11-12 12.15.34Si, merecen el premio a la malparidez que llaman o el de ser los más miserables infelices y egoístas.

Resulta que en una calle de Bucaramanga una casa semi abandonada, los “amabilísimos” propietarios al ver que en la terraza del antejardín se acostaban ocasionalmente unos indigentes, decidieron embadurnar de aceite quemado todo el piso anterior del inmueble, y de paso al andén, y parte de la calzada. Es casi como cortarse el brazo para no saludar a los pobres.

Hay que ver el espíritu “solidario” de algunos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: