¿Quién me da razón de la Concordia?


concord

Si, quién me da razón del Plan Parcial de la Concordia. No pregunto por el naufragio del crucero Costa Concordia. Pregunto por ese cacareado proyecto de renovación urbana de la administración del suspendido exalcalde Fernando Vargas. Ese proyecto en que se gastaron en pre-estudios más de 1.000 millones de pesos. El que iba a ser la solución para miles de familias de bajos y medianos recursos.

Y realmente yo no espero que la Veeduría de la Cámara de de Comercio se pronuncie al respecto, pues entiendo que con la Cámara fue la entidad con la cual la municipalidad contrató el estudio. Una búsqueda en Internet nos lleva a documentos que no se cansan de loar a los dos ingenieros que “sacaban pecho” por el estudio. Vea la carreta de la época. Que son los dos que más para mal que para bien ha guiado muchas de las erradas decisiones que han tomado las últimas administraciones municipales. En este caso, participaron encabezando un grupo de ‘ilustres’ tecnócratas que intentaron pasar por encima de los habitantes del sector. Lo mismo de siempre, esos técnicos “iluminados” son los poseedores de la verdad y quienes a nombre de un supuesto ‘análisis científico’ nos recetan los purgantes y lavativas que nos aplican de vez en cuando, y a las cuales tristemente parece que los Bumangueses nos hemos vuelto adictos. Realmente asusta que impúnemente se invoque un “urbanismo científico” que no tiene en cuenta los factores econcomicos y sociales. ¿Meramente estético?

Ya desde el momento en que se conocieron los primeros datos del costo de los estudios el veterano arquitecto sentenció lapidariamente: “El negocio no está en construir los edificios, el negocio está en realizar los estudios”. Y así se vio como para poder lograr dizque un “cierre” financiero, tuvieron que incorporar al proyecto grandes áreas de comercio y oficinas, que evidentemente nadie iría a comprar en los próximos 50 años. Y los propietarios se hicieron sentir en las paredes del barrio, ya que en las oficinas de planeación y sus asociados ni los escuchaban, mostrando un desprecio por los habitantes afectados que no se observaba, creo, desde la época de la planificación de Luis XV. (Y ya sabemos en qué terminó aquello).

Photo_AyC00183

Lo triste del asunto es ni más ni menos que esa misma camada de “urbanistas” es la que ha estado en la ‘craneación’ de la modificación del POT que se avecina.

Si van a continuar con el proyecto de la Concordia en esta administración se nos ocurre que debían utilizar esta imagen para crear el logo.

Italy Cruise Aground

Anuncios

13 comentarios

  1. Mclov

    Hombre pero dejando a un lado la parte económica y social (en la que se notó la insuficiencia de la propuesta). ¿No cree que es un excelente proyecto para la ciudad?, o prefiere ver el sector en unos años lleno de edificios sin un orden, y con las mismas vías actuales.

    Me gusta

    • Una cosa es desear y esperar que la ciudad tenga procesos de renovación urbana, en lo que creo que todos podemos ponernos de acuerdo y otra creer que ESE era un buen proyecto, o que ese es el método más adecuado de efectuarlo. Como cualquier ciudadano, uno lo menos que puede esperar que lo que paga en impuestos finalmente se vea reflejado en obras y ejecuciones. Que se vea en educación, en salud, en vivienda, etc, etc. Pero ver que se despilfarran esos dineros en múltiples y costosos estudios.

      Me gusta

    • ¿Cómo puede ser bueno un proyecto de renovación urbana que falle en lo económico y social? Siendo así, no pasa de ser un sencillo ejercicio académico, un divertimento plástico…

      Me gusta

      • Mclov

        Claro, es cierto, qué se puede esperar de un proyecto que se raje en esos aspectos.

        Sin embargo mi pregunta se refiere a la parte digamos “tangible” del proyecto. Es decir, imagínese la misma propuesta, pero con mejoras hacia los aspectos sociales y económicos. Igualmente lo desaprobaría?.

        Me gusta

      • Con ese supuesto sólo quedaría el análisis del la parte formal del proyecto, que mas que urbanístico es arquitectónico; pues básicamente consiste enimplantaruna interpretación del modelo CIAM a un sector, sin modificaciones importantes en espacio público como se observa en ese quiebre de la 22 después de la calle 50. Pero siendo así, es cuestión de gustos…

        Me gusta

  2. Mclov

    Bueh, “gracias por la respuesta”
    Pensé que era alguien al que le gustaba argumentar.
    Ahora proceda a borrarme este comentario también.

    Me gusta

  3. Mclov

    Lo siento por ese último comentario, no sé por que razón no me aparecía mi comentario. Como si hubiese sido eliminado. Mis disculpas.

    Me gusta

    • Eso sucede con frecuencia pues por la cantidad de comentarios spam se ha dejado una especie de moderación en los comentarios

      Me gusta

  4. Yio

    Yo me sumo a la postura referente de apoyar un plan parcial de renovaciin urbana q seguir con la edificacion predio a predio y medianeras, lastima q este blog no asuma posiciones y pareciera un parlamentario en oposicion, lo mas facil.criticar, refutar…un post para proponer, para reconocer algunna.mirada q concuerde con lo oficial, sino este blog no pasara de ser un espacio contestatio parroquiano….

    Me gusta

    • Respetable su posición de apoyar un plan parcial de renovación urbana. Es importante que los ciudadanos asuman posiciones políticas respecto a su ciudad y a los temas urbanísticos, así en el fondo todo sea una redundancia. Pero en este blog no hemos estado de acuerdo con disyuntiva con pinta de slogan de la anterior administración de Bucaramanga, que muchos repiten como artículo de fe: “Renovación urbana o densificación predio a predio”. Lo que realmente es el ingrediente principal del purgante que nos van a recetar en el nuevo POT. Ahora, no es lo mismo que no coincidamos en las posturas a pensar que no se esté asumiendo una postura.
      Veamos: en este blog se han expresado dudas respecto a lo que en Colombia entendemos como planes parciales, como renovación urbana y más aún a los planes parciales de renovación urbana.
      Primero: Desde la adopción de los Planes en 1997, se ha visto que estos no han logrado que se pretendía cuando se copió esta herramienta de la legislación española, pues su adopción a la tramitomanía colombiana aunada a la creatividad de los funcionarios locales para añadirles procedimientos han resultado en unos procesos demorados, farragosos, que por tanto llevan a la ilegalidad o corrupción, sin resultados positivos para nuestras ciudades. Realmente no es exagerado pensar que luego de 16 años es hora de replantear a fondo esta herramienta.
      Segundo: La tendencia actual de renovación urbana sigue una verdadera posición política consistente en desplazar a los actuales propietarios de la tierra para aumentar la renta de los terrenos. (Mientras se presenta el plan como una forma para “mejorar la calidad de vida”, esta mejora solamente se presenta en los dueños del capital que hacen las inversiones, mientras capitalizan los esfuerzos del estado en renovación). En el mundo y en nuestra legislación hay ejemplos de renovación apuntando hacia otros objetivos. Sin ir muy lejos el código de urbanismo de 1983, planteaba distintas opciones de renovación sin limitarse a la que ahora nos formulan los tecnócratas. Y si bien en este blog se cree en las bondades de la renovación urbana, por la experiencia de Bucaramanga, no creemos que esta sea únicamente una forma postelecoral de pagar favores repartiendo contratos para estudios a diestra y siniestra. Recordemos algo de historia de este siglo. En la administración de Iván Moreno se pagó un estudio en el área del entorno del parque Centenario, eran 36 manzanas. El alcalde siguiente aumento es área hasta 56 manzanas, y también hubo serios estudios y empezó los coqueteos con la C0ncordia. El siguiente alcalde, Vargas, le metió una buena cantidad de dinero a esos dos, y como la cosa era tan buena, a dos más, el Gaitán y Comuneros. Ejecuciones: Cero. Y seguimos por el mismo camino.
      Tercero: Por simple lógica, la conjunción de las dos anteriores no debería dar (y nos los está dando) resultados.
      Y finalmente no necesitamos estar alabando por cumplir con sus obligaciones a aquellos que fueron electos para algo más que sentarse en una silla a dirigir la ciudad y a “proponer”. Ni ellos nos necesitan, para eso en esta ciudad hay suficientes “periodistas” que viven pendientes de contratos de publicidad estatal. No hay que olvidar que Pastor Virviescas, este si periodista de verdad, una vez dijo que Bucaramanga era la ciudad con mayor número de periodista por metro cuadrado.

      Me gusta

      • Yio

        Gracias, por refrescarnos la memoria, muy buenos argumentos, aveces se extrañan esos post tecnicos y conceptuales como la respuesta anterior, por eso da gusto a veces leerlos, pero por favor no abandonen de vez en cuando lo propositivo y comparativo sin insistir tanto en lo sarcastico que no resulte ramplón este en otrora buen blog y que se llegue a diferenciar de

        Me gusta

      • Gracias por el comentario. Que entre otras quedó incompleto.
        Saludos

        Me gusta

A %d blogueros les gusta esto: