El diluvio en la Españolita, y otras pingadas locales


I

Y pasó lo que tenía que pasar… Pasó de todo menos Metrolínea.

inundación

A primeras horas de la mañana el día siguiente al primero de los dos de los fuertes aguaceros que cayeron la semana pasada, en los diferentes sitios de trabajo empezaron a conocerse noticias sobre sus efectos. Y aunque las primeras noticias señalaban los derrumbes y la tragedia sobre la vía a Pamplona, poco se sabía sobre otros sitios de la región, hasta que empezaron a recibirse llamadas por por los celulares: “Que no hay paso desde Piedecuesta”, “que no puede ir a la universidad pues no hay transporte”, “que hay una inundación en la Españolita”. Vea información de prensa. O el video.

Y es este caso, no se puede culpar de todo a Metrolínea. Pues si bien aparentemente las obras en la autopista afectaron el cause normal de las aguas lluvias en el sector, algo de culpa deben tener todas esas obras de esa semi-urbanización elegante pero ilegal que se ha presentado el todo el Valle del Mensulí. Allí se han variado artificialmente y sin estudios las condiciones en que tradicionalmente se movían las aguas de escorrentía. Y por no decir nada de los cambios climáticos a largo plazo de los cuales todos somos culpables. En fin, otro ejemplo de la vulnerabilidad de Metrolínea, dizque sabia y técnicamente planeada por la UIS. Volverá a suceder y la UIS nunca se sacará de encime ese sambenito.

II

Yo ya lo había anunciado. Lo del exagerado aumento del impuesto predial en Bucaramanga. En una entrada llamada ¡Huy Echevverry, el Predial! Subieron como mínimo el 30% (La cínica Secretaría de Hacienda dijo por radio que hasta habían bajado). Bueno el caso es que como en los supermercados subieron el 200% para anunciar una Espectacular rebaja del 20%. Y acompañe a Pacho al Agustín Codazzi (el catastro), pues de una higiénica forma que envidiaría Poncio Pilatos el Municipio “le pasa la pelota”, al gobierno central, al Catastro en un sacuculismo musical: Songo le dio a borondongo / borondongo le dio a Bernabé / bernabé le pegó a muchilanga le echó a burundanga / les hinchan los pies. 

 Al final el funcionario le preguntó a Pacho ¿Usted me vendería su apartamento por el valor catastral? Casi me toca ser testigo de un homicidio. Y todos felices con esos impuestos confiscatorios. Y esa platica se perderá.

Transcribo una columna de Vanguardia Liberal para al que le pueda servir de ayuda.

El impuesto predial

Autor: Eduardo Pilonieta Pinilla
El tema del impuesto predial se cimenta en dos componentes básicos: el avaluó catastral y la tasa impositiva que defina el Concejo.

Este impuesto, como todos, deben mirarse además políticamente, pues a más impuestos, más dinero; a más dinero más contratos y… a más contratos… más bonito.

Estos elementos, el uno técnico y el otro politiquero, explican por qué siempre tendremos cada vez más acentuada la amarga sensación de que es mucho lo que pagamos pero muy poquito lo que recibimos como ciudadanos. En el plano práctico, la base del impuesto está basada en el avalúo catastral, es decir, el valor que según el Instituto Geográfico Agustín Codazzi tiene su predio para efectos de la determinación del impuesto predial, entre otros.

En este orden de ideas, un avalúo desmesurado puede ser la primera causa de un alto impuesto a cobrar. En estos casos, los contribuyentes deben pedir concretamente a ese organismo oficial que se les revise el reajuste aplicado para este año, entre otras razones por el crecimiento desmedido del valor catastral del inmueble frente al que tenía el año anterior.

Ahora, si no se trata de eso, puede suceder entonces que al hacerse la liquidación del impuesto por parte de la Tesorería Municipal, se hayan equivocado en la operación matemática y le hayan liquidado un mayor valor del impuesto.

Recuerde que de conformidad con el Estatuto Tributario Municipal de Bucaramanga, artículo 26, el nuevo impuesto a pagar por el año 2013, “…no podrá exceder del doble del monto liquidado por el mismo concepto en el año inmediatamente anterior…”

Por lo tanto, revise bien su recibo y si no está conforme reclame y proteste, pero hagámoslo como debe ser, mediante la interposición de los reclamos ante las autoridades respectivas y las denuncias pertinentes ante los entes de control, pero lo que no se debe hacer es quedarse callado pues eso legitima y perpetúa los abusos.

III

Andando por los supermercados de la ciudad, esos modernos remedos de las ágoras helénicas, me doy cuenta de que en ellos se observan cambios. Como en ese conocido de la 33, el que se tiraron los franchutes. Ahora con sus nuevos dueños, ya como que miran a los clientes como personas y no como cretinos compradores. Lo iluminaron, despejaron los pasillos que antes llenaban de mercancía como en plaza de pueblo, pusieron bombillos y hay una mayor cantidad de cajas registradoras atendidas por un empleado. La proporción anterior era de N÷ 10 +1. Eso si, ojalá nunca cambien esa pan duro que venden allí. Es el único objeto contundente capaz de escalabrar a un tipo del ESMAD. Por otro lado escucho el chismes de que van a traer un mercado tipo Carulla al Centro Comercial El Cacique, que dizque dentro de Ripley. (Aunque usted no lo crea). Y de la Panamericana, me dicen que empiezan en Junio, van primero a otras dos ciudades que no se las tiran de “competitivas” pero que en donde es más fácil hacer negocios.

IV

Hasta aquí pues me mamé de escribir…

Actualización – 17 de febrero de 2012

Hoy domingo 7 de febrero de nuevo se volvió a inundar el sector de la Españolita. Ya algunos están relacionando eso con las obras de Metrolínea.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: