La diversidad de los medios de transporte en Bucaramanga


metro1

Carlos Jairo envía este mapa que muestra el cubrimiento de Metrolínea en el Municipio de Bucaramanga. Señala que los círculos están a una distancia de 150 metros de las paradas o estaciones y los círculos morados a 300 metros; luego entonces, toda la zona azul estaría a una distancia aceptable a pie de una parada del sistema.

Cuenta que intentó ir en Metrolínea desde el Parque Antonia Santos al Barrio San Alonso, que le tocaba pues no tenía sino lo de la tarjeta con un pasaje. Y descubrió el agua tibia, como lo indica el siguiente mapa.

Metro2

Lo complicado, dice, no es el cubrimiento sino la topología de la red de rutas de Metrolínea, pues si por ejemplo para uno ir del un punto amarillo al otro punto amarillo (San Francisco a Cabecera) tiene que pasar por el punto verde (Diamante o Provenza) a hacer transbordo el tiempo de desplazamiento no es el más adecuado. Igual sucede con un viaje del punto azul al otro punto azul (De Ciudadela a la Quebradaseca).
Cuenta que esperó en el parque media hora, que a los quince minutos paso un padrón ‘tetiado’. Y no le paró. Que mientras tanto pudo darse cuenta de la diversidad de los medios de transporte en la ciudad, ilegales todos por supuesto. Que durante esa espera contó siete mototaxistas que se acercaron a la parada ofreciendo sus servicios, igualmente cinco busetas blancas de esas de transporte escolar ofreciendo sus servicios para Piedecuesta, ocho taxis piratas, tres carros particulares y una buseta convencional de Transpiedecuesta en las mismas. “A Piedecuesta a 150”. 150 no es la velocidad, es el costo del pasaje. Y que luego de tener que dejar pasar repletos dos “PEDOS” más, (P2 se llama la ruta para confusión de Paola la señora de la tienda), a los que no fue capaz de treparse por miedo no a los carteristas, sino a lo que él llama “el roce social”, al fin tomó uno para ir al Diamante a trsnbordar. Y que para su sorpresa, al final de la carrera 22, en la Estación San Gabriel, vió a un piquete de agentes de tránsito que pensó hacían un operativo contra el trsanporte ilegal, pero no estaban vigilando el pico y placa.
Total se gastó la bobadita de una hora. Y que le hubiera ido mejor irse a pie, que hasta más saludable la joda.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: