Además de cursi, peligroso


Ahora que está de moda ir por los lados del Centro Comercial el Cacique, nos sorprende la noticia de la caída del cielo raso de uno de los túneles del intercambiador de Neomundo. Puede hacer click en la imagen para ver la nota de Vanguardia Liberal. Pero lo que que sorprende es que a alguien se le hubiese ocurrido instalar ese tipo de cielo raso en ese túnel que queda debajo de otro con tráfico pesado y previsibles vibraciones. Faltó que le hubiesen instalado moldura de yeso. ¿Quién fue el de la idea? Quién calculó los elementos no estructurales?

También sorprende la explicación de lo sucedido según el Secretario de Infraestructura del municipio, pues según el mismo diario el funcionario aseguró que: “Esto se dio a raíz de que por el lugar los vehículos que pasan generan gas carbónico que deteriora el concreto, lo que hizo que se soltara una porción del cielo raso. Como este techo estaba hecho de manera homogénea se desprendió una parte y produjo la caída de todo el techo. Un gancho suelto fue lo que hizo que sucediera esto pero la situación ya está controlada”.

¡Bárbaro! ¿Entonces, el concreto de por aquí no resiste el gas carbónico? ¿Qué va a pasar en el viaducto de la novena?

Eso me recuerda que cuando un lejano sábado cuando estaban fundiendo el puente de acceso norte del viaducto la Flora por la vibración se derrumbó la formaletería. En medio de el arrume de palos , hierros y mezcla de concreto llegaron todos los “expertos” y técnicos del diseño y de la obra a observar y opinar. Entre ellos estaba un periodista de un medio local y preguntaba a todos los presentes, los que daban explicaciones muy técnicas. “Que las fuerzas cortantes”“Que las derivas”“Que los refuerzos”… Etc.. Hasta que un anciano obrero dijo sabiamente: “Era que estaba mal trancado”. Y con estas palabras puso fin a las especulaciones técnicas

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: