Aún más vieja que la anterior, La Rosita


En la semana anterior se publicó en este blog una fotografía de la Avenida La Rosita de Bucaramanga, de por allá en 1978. Fernando o José (o ambos) envía la reproducción de una pintura al óleo fechado en 1946 relacionado con la Rosita. Vea la entrada Vieja La Rosita en este vínculo.

Consulto a los expertos sobre la imagen y me dicen una tracalera de vainas que reproduzco a continuación.

  • Se trata de un óleo sobre cartón. El tipo no tenía de idea de dibujo ni de teoría del color.
  • Para mi concepto es lo mejor que se hizo el Siglo XX en Bucaramanga en artes plásticas, en rechazo a la academia representado en el desdoblamiento de la perspectiva, en el rechazo a la tradición evitando a toda costa el contenido social, arte puro.
  • La obra en diferentes planos presenta la lucha de clases que ha marcado el sector desde la época de la Culebra de Pico de Oro. Al fondo el Cerro de la Judía señala al Cielo, y oculta el Picacho, como indicando la conformación piramidal de la sociedad. En un plano medio se observan las primeras casas de Sotomayor, la de las clases adineradas. Observe que no se representa la torre de la Iglesia de San Pedro. En primer plano, en la parte baja, las viviendas de las clases oprimidas, recuerde que en esa época la Quebrada no estaba canalizada y era el sitio donde las señoras de escasos recursos lavaban la ropa de las familias pudientes en una largas jornadas. Y uniendo los distintos planos se aprecia un camino empinado que indica las trabas de la movilidad social en la comarca.
  • No joda. ¡El test de Rorschach! ¡Pura mierda! Faltó quien viera la formación de Ovnis. Mire, si uno se para en la plazita de la Rosita, ve que la calle es así de empinada y contrahecha, los puntos de fuga son casi que infinitos en esa calle. ¡Y qué se iba a ver la torre de iglesia si no la habían construido! Esa es la zona que llamaban “la cochera”, unos dicen que porque allí construían hacían coches o carruajes y otros por las marraneras. ¡Mierda esos seudo críticos desarman un balín! de ahí lo que se puede decir es que esos postes son de madera, por eso son chuecos, de esos que llenaban de astillas las piernas de los chinos cuando se trepaban a coger las cometas. Esa es la calle 41 por donde se subía a pata desde los teatros Real, Garnica, Rosedal y Santander hasta el barrios Sotomayor y luego a Cabecera. Esa cerca de tapia en primer plano encerraba el sitio en dónde años después fabricaban las carrocerías de los buses. Si, de esos de madera y con timbre bicicleta y pita piola. Y a la izquierda del cuadro se subía al puente de la Cochera, hoy carrera 25, en dónde se hablaba de un vampiro que atacaba a los niños con una cuchilla Gillette, de esas de hojilla, no de esas prestobarba que no sirven pa un sieso…   

¿A quién le creo?

1 comentario

  1. gasolina

    Yo solo se que La Rosita es una vía que en el 84 reconstruyeron y al tiempo se robaron unos tipos de cuyos nombres desgraciadamente sí me acuerdo.

    Me gusta

A %d blogueros les gusta esto: