Los siete deseos para Metrolínea (y unos ejercicios matemáticos)


De un sueño que tuve anoche, sumado a la pesadilla en que se ha convertido el transporte público urbano de Bucaramanga se me ocurren un conjunto de ideas sencillas para mejorar el servicio y de paso la movilidad en Bucaramanga. Optimista uno que cree que lo leen y si lo leen que le hacen caso. Bueno, al grano.

  1. Que la Dirección de Tránsito controle y multe a los conductores de los vehículos que se estacionen en el espacio correspondiente a las paradas de Metrolínea. Por ejemplo en el Parque Antonia Santos se estaciona una camioneta de ventas de cachuchas, la patrulla del CAI, etc., aunque eso le corresponde a Gobierno y así en casi todas. Lo ideal sería que Tránsito haga lo mismo con quienes tienen esa costumbre en las vías principales, pero se sabe que eso ya es mucho pedir, pues Transito andan buscando a los del pico y placa y no organizando la Circulación y Transito, debe ser porque ahora eso lo llaman movilidad.
  2. Que todos los actores de Metrolínea consideren las zonas de la Meseta como otra cuenca y presten el servicio con alimentadores en Barrios como Girardot, Don Bosco, la Comuna 14, Gaitán y Campohermoso. Por ejemplo, si el encargado de diseñar las rutas se para al lado de la estación de Quebradaseca y observa a la multitud de moto-taxistas, podrá verificar en dónde está la demanda de viajes. Si bien es cierto que los sectores no cubiertos por Metrolínea los cubrirán los buses convencionales, a los habitantes de estos sectores no se les debe negar la posibilidad de desplazarse por el área metropolitana con un solo pasaje. Bueno, algo optimista pero…
  3. Que Tránsito de Bucaramanga determine y exija que los buses convencionales recojan y dejen pasajeros en paradas demarcadas, especialmente en las vías en que comparten con Metrolínea. O que al menos no paren a recoger pasajeros en las esquinas, algo obvio que existe en las normas de tránsito. Suena a idealista pues los agentes de tránsito que no están vigilando el pico y placa están agrupados haciendo operativos contra las motos.
  4. Que Metrolínea rediseñe los Portales del Norte y Girón y la estación de la UIS, simplificándolos para agilizar su construcción y puesta en funcionamiento. Para que el sistema inicie así sea de forma provisional con padrones en Girón y alimentadores en el Norte. Difícil, puesto que se tiene entendido que a la fecha no se tiene licenciado algunas de ellas.
  5. Que Tissa no le ponga tanta tiza a la venta de tarjetas, y no las venda y recargue únicamente en las ventas de Campollo. Se debería prestar este servicio en las zonas nuevas que se incorporaron al sistema y no solamente en días hábiles. Pero por lo visto la comodidad y el confort de los usuarios está en último lugar de la lista de prioridades.
  6. Que los diferentes participantes en el sistema no nos echen carreta pasándole la pelota a los demás. O que alguien explique ¿por qué si los operadores se quejaban tanto de tener parados los buses, al entrar en funcionamiento la Fase II, no las habían matriculado y adaptado previamente?
  7. Y finalmente que ojalá algún día la representación gráfica del sistema de rutas no sea un haz de líneas, sino una verdadera red.

 Para finalizar unos problemas matemáticos. En la escuela lo llaman Regla de Tres.

  1. Si la entrada en funcionamiento de la Fase II se demoró año y medio respecto a lo planeado. ¿En qué año empezará a funcionar la Fase III?
  2. Si se tiene que la Estación de Transferencia de Provenza tuvo retrasos en su ejecución de un año. ¿Cuándo estarán funcionando todos los Portales?
  3. Desde  el primer semestre del 2010 ha habido 5 cambios mayores de rutas de Metrolínea. ¿Cuánto cambios habrá que esperar para el año 2020?

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: