Los cerros


Al fondo se observan los cerros orientales de Bucaramanga. Cada vez más poblados. Las autoridades locales se hacen los de la vista gorda y no controlan su desordenado crecimiento. Para ellos es más fácil controlar a quienes cumplen con las normas y trámites que vigilar el crecimiento ilegal en zonas que supuestamente son de relativo riesgo. Y se habla de relativo riesgo pues en esta ciudad no existe un estudio o determinación de vulnerabilidad y riesgo. Aunque si uno lee las intenciones de la alcaldía, encuentra que van a invertir millones en minimizar riesgos que no han determinado.

La administración del mal recordado Fernando Vargas, intentó con su “nadadito de perro” meterse a la fuerza a los cerros por el sector de la Udes, por el embalse y por la Malaña.  No alcanzó pero ahí en el engendro del POT quedó la maligna semilla de destrucción de los cerros. ¿Y el POT? En hibernación mientras se descuidan los que claman verdaderamente por conservar la integridad de los cerros.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: