Dizque basura espacial, ¡basura periodística!


El jueves pasado de puro insomnio me puse a revisar las estadísticas de este blog y me llamó la atención el hecho de que a él hubieran llegado direccionados por los motores de búsqueda buscando la frase “se vio en el cielo de Bucaramanga”, pensé ‘otro que llegó a la entrada del ovni del 31‘. Cuando en el cielo de la ciudad se observó un objeto plateado que se movía lentamente la tarde del 31 de diciembre del 2009. Vea lo que se habló ese día. Como se puede observar de ese tema se habló mucha miércoles, y para disgusto de algunos no se acabó el mundo.

Pensé que todo había acabado ahí, pero cual no sería mi sorpresa al encontrar en la página del pasquín local del diario de la 34 un “espectacular” video sobre la caída de basura espacial en Bucaramanga. Alcancé a pensar que había caído algo por los lados del Carrasco, pero como al basurero local ya lo van a cerrar, me tocó ver el video para ver de qué se trataba.

Ya la imagen inicial me hizo empezar a dudar.

Se me parecía sospechosamente al meteorito que supuestamente cayó por estos lados. En esa ocasión publicamos la entrada Pedimos la sede del Meteorito, que por cierto es la más visitada de este pinche blog en toda su historia. Y aún no se olvida la cantidad de mierda que hablaron todos, el Alcalde Vargas salió a decir que habían muerto no se sabe cuantos animales y que esto y que aquello, etc, etc. Hasta unos “genios” de una universidad de Bogotá vinieron dizque a buscar las piedras espaciales ¡en el el pedregal del Cañón del Chicamocha! Si ingresa al vínculo anterior va a poder observar que esa vez el mismo diario de la 34 en su página web publico una fotografía del meteorito que ¡Oh, casualidad! había sido fotografiado cayendo meses antes en México, (aunque el diario como siempre, cuando piratea algo de internet, ponen en el pie de página dizque Fotografía suministrada. Por ello esa vez llegamos a esta perogrullezca conclusión:

“Que un meteorito caiga dos veces en un mismo sitio es improbable, pero el el mismo meteorito caiga dos veces en sitios distintos si es muy jodido.”

Al final de cuentas no pasó un sieso…

Pues ya estamos acostumbrados ese tipo de noticias en el diario local. Una día encontraron unas “cámaras secretas bajo Bucaramanga“, (ingrese al vínculo anterior) un reportaje carente de toda lógica y rigor periodístico. Y las cámaras resultaron ser aljibes y pozos sépticos. Bueno, a esos reporteros entre iletrados y desparchados (no han leído ni un condorito, dice Ramiro), a esos periodistas, se les puede perdonar todo, más aún si la misma casa editorial sacó una vajilla de colección para sus lectores, decorada supuestamente con búcaros y en realidad dibujaron otra flor, las de los árboles que los niños llamábamos “las mionas”. Ver vínculo a Búcaros no, Mionas si

Luego de este preambulo, me toca contar que con mucha prevención vi el video. Y ¡Mierda, yo vi esa cosa el mércoles a las 6 y 10 de la tarde, y le tomé foto con el celular, pero luego les cuento que fue lo que víi primero el video que se puede observar en este vínculo

Basura mediática

Era un avión a gran altura con rumbo noreste suroeste (la misma trayectoria que llevan los vuelos de Cúcuta o Caracas a Bogotá). Por la altura del sol ocultándose ya detrás de Palonegro por la difracción de la atmósfera se ven las nubes de ese color y las estelas de los aviones son nubes o condensación del vapor de agua producto de la combustión. Como explica un lector comentarista de Vanguardia.

45892 | eduarddario | Viernes 03 de Febrero de 2012 – 09:32 PM
inventan cada cosa, yo vi ese fenomeno que no es fenomeno, es un avion a gran altura que precisamente le da el sol de las 6 de la tarde al vapor que genera esos vuelos y asi como una nube a esa hora da el color rojo,un fenomeno muy bonito, pero no pasa de ahi, yo vi toda la ruta desde que estaba exactamente encima mio hasta que desaparecio en el limite de la montaña, pero no inventen cosas que no pasan, esto se ve seguido con las condiciones adecuadas. mejor dicho cojan oficio.

Ahora la fotografía que tomé. Estaba en la calle 37 llegando a la parada oriental de Metrolínea al lado del difunto teatro Sotomayor. Y el objeto iba rumbo hacia el suroeste como se observa en la primera Imagen. (Se trata de la misma fotografía, con distinto proceso digital).

Se observa la parada de Metrolínea, la Valla de Mardel y la cubierta del Templo ese donde los domingos por la tarde se escucha a un energúmeno ofrecer las llamas eternas del infierno a los que no le paren bolas.

La segunda imagen en un fragmento de la anterior con un poco de proceso para resaltar los colores.

Las nubes bajas se ven oscuras pues ya están dentro del cono de sombra del cerro de Palonegro, mientras que la estela de condensación recibe de lleno la luz anaranjada del “sol de los venados”. La tercera imagen tiene algo más de proceso, sin color.

Por la trayectoria se puede observar que no puede tratarse de “basura espacial”, entendida como restos de una nave o cohete portador, por una simple de economía: Los cohetes, satélites y naves espaciales en su gran mayoría tiene su trayectoria vista desde la tierra en sentido occidente a oriente con inclinaciones que van desde 0 hasta máximo 110 grados, pues para ahorrar combustible los científicos los lanzan hacia el oriente para aprovechar la velocidad con que gira la tierra sobre si mismo.

Por otra parte la velocidad relativa del objeto en el firmamento era muy lenta, pues yo alcancé a darme cuenta que algunas personas estaban tomando fotos, y filmando ese “supuesto fenómeno”, a sacar el teléfono, ponerme las gafas y activar el menú de la cámara.

Pero bueno, eso no lo tienen por qué saber quiubizados los redactores, ni editores del diario, y es probable que quien filmó eso no diera indicaciones de trayectoria, y por eso también pueden llevar a la confusión al “experto” del Centro Halley. Aunque es imperdonable que una persona supuestamente con formación astronómica salga a decir pendejadas, sin tener fuertes elementos de juicio. Pero eso es parte del “síndrome de animalandia” que padecemos los colombianos: ante las cámaras no ponemos a decir pendejadas, a saltar, a saludar, etc.

Lástima del Centro Halley. Les tenía preparada un par de donaciones, una de ellas un rollo de mapas que forman el atlas del Observatorio Hale de 1950, que heredé del Profesor Petrov. Y un telescopio reflector de 8 en buen estado, con espejo para limpieza, herencia de un primo que lo adquirió de un empleado de una petrolera de un vecino país que tuvo que emigrar.

Anuncios

1 comentario

  1. y como explica el estruendo q se escucho segundos despues de q el objeto desapareciera tras las montañas

    Me gusta

A %d blogueros les gusta esto: