La máquina del tiempo en acción


El fotograma de esta película sobra la Máquina del Tiempo me recuerda a Hernán. Él siempre analizaba los cambios en las administraciones locales y pensaba que los carros oficiales eran lo más indicado para el reencauche político. Y observando algunos de de los “flamantes” secretarios de despacho, no puede uno dejar de sobrecogerse por sentirse viajando al pasado, una sensación parecida a la que se percibe al entrar al Almacén Tía, en donde uno ve los mismos productos y diseños de hace diez, veinte, treinta o más años.

Si así parece ser la política local. Tanto en el municipio como en el departamento, se ven personajes que están “montando gorro” desde el siglo pasado. Y en este punto del análisis Hernán decía con sarcasmo: “Nos estando envejeciendo mientras gritamos que La Juventud al poder”.

o que .

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: