Llegó Diciembre con su alegría


Así dice la letra de una popular canción. Y diciembre siempre llega, cosa rara, de último. Y a mi también siempre se me olvida enviar las tarjetas navideñas y repartir las felicitaciones, las que resulto entregando hasta por allá en Semana Santa, por la época en que al fin soy capaz de empacar el árbol navideño, el que aunque no recibe agua, cada año se va más grande comparado con la caja original. Y Diciembre tiene la ventaja de ser un mes en que lo cursi se vuelve sublime, y se perdonan los colores brillantes o sus contrastes, las imitaciones de plástico, o lo que sea. Por eso este año me adelanto y deseo compartir con los lectores de este Blog una especie de tarjeta que amable y anónimamente me han enviado.


Feliz y próspero año 2012 -el del fin del mundo-. (Para los negociantes que sacan provecho económico de andar anunciando el final).

Anuncios

1 comentario

  1. Katherin

    Juuuuahhhhh….esta buenisimaaaaa…jajajajajja me rei mucho!!

    Me gusta

A %d blogueros les gusta esto: