Se comprueba la teoría de la lechona electoral


durante parte del año, más por aburrimiento que por curiosidad fuimos publicando en este blog los resultados de las diferentes encuestas entre los candidatos a la alcaldía de Bucaramanga. Obviamente, esto no obedece a ninguna metodología seria, pero los resultados que producen las gráficas resultantes son bien interesantes. Simplemente graficando los datos con una hoja de cálculo, se generaba un interesante vaivén. Todos los datos de la siguiente gráfica son consistentes excepto el último, que es el resultado de las elecciones, lo que llaman “la verdadera encuesta”. En ese momento los marcados sin definir corresponden a la suma de los votos nulos y los anulados. Y allí se aprecia el aumento porcentual del candidato ganador en igual proporción a la disminución de los indecisos. De la gráfica podría llegarse a varias conclusiones.

1. Las metodologías de los encuestadores están desactualizadas (¿Llamadas telefónicas a número fijo? ¿Cuál es la proporción entre teléfonos móviles y fijos, por estratos y rango de edades?).

2. Las metodologías están segadas intencionalmente. (Bastante probable).

3. Las encuestas definen y tienen un “afecto de arrastre” pues algunas personas no quieren botar su voto. (Improbable, pues no se vería ese bailoteo en la gráfica).

4. En esta ciudad la Feria ayuda a definir tendencias. (Puede ser, puede no ser, pero casi siempre eso ha resultado ser cierto).

5. El aumento de votación de Bohorquez puede deberse al fenómeno aguilucho. (Probable, pues el olfato de los pequeños caciques electorales es muy agudo y cercano a la percepción del común de las gentes).

6. El apoyo de Álvaro Uribe fue decisivo. (Tanto como lo fue para Peñalosa. Daría como para un tratado de lógica matemática, con variables proposicionales, negaciones, y todo ese largo etcétera que tanto me apasiona).

7. La última lechona es la que decide. (Mi favorita y la que a mi modo de ver comprueba mi teoría según la cual, el último que pase repartiendo por los barrios se lleva todo).

¿Se le ocurre alguna otra explicación?

Nota: Se escogió el tema de la Alcaldía de Bucaramanga, por las posibilidades de observar cambios de tendencias.

En cuanto a la Gobernación, realmente debo citar lo que dijo Gabriel de día de elecciones:

‘Para gobernación voté en blanco, pues era como escoger entre el Sida y la Hepatitis B’.

Eso sí, la campaña del perdedor es un ejemplo monumental de lo que sucede cuando se reemplaza la autocrítica con ese optimismo bobalicón de libro de autosuperación de pacotilla comprado en ‘la movida chueca’, en el Paseo del Comercio o en un supermercado. Una actitud que se debe asemejar a la que existió en el puente de mando del Titanic.

En cuanto a las corporaciones públicas, no se les ve utilidad, sino para condecorar a uno que otro pingo y andar jodiendo a los cretinos que votamos por ellos.

Anuncios

Un comentario sobre “Se comprueba la teoría de la lechona electoral

Los comentarios están cerrados.