Era previsible


Los disturbios que se presentaron esta semana en el vecino municipio de Girón eran de esperarse. A la gente le gusta la basura pero lejos de su casa, pero no tan lejos como Aguachica o algo así. Y como dice Gabriel: “El Loco Quintero, el tantas veces electo alcalde de Girón, se iba pifiando. Eso recuerda lo que le pasó a un alcalde de Bogotá, cuando durante una huelga del servicio de recolección de aseo, a algún chistoso se le ocurrió publicar un aviso en primera página del el diario El Tiempo que decía ‘Se recibe basura’, y daban el teléfono de la casa del Alcalde, y casi lo vuelven loco con la cantidad de llamadas solicitando el servicio”.

No me puedo imaginar cómo serán las cosas cuando todo el área metropolitana se quede sin servicio de recolección de basuras.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: