¡Guacala, perdí la apuesta!


Con esta fotografía tomada por el Conde de Morrorico, en una secretaría de despacho de Floridablanca, perdí una apuesta. Habíamos apostado que si uno ensamblaba un collage con las tarjetas que reparten los políticos en campaña, podría ganarse un dinero ofreciéndolo como publicidad de Adobe Photoshop o al menos de los tratamientos de Marlon Becerra. Bueno perdí la apuesta, aunque me queda la excusa que Floridablanca es la excepción a la norma.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: