(J)ODA A LA FERIA


De rumbaPan y Circo, o mejor, Circo sin Pan. O de pronto Circo y Educación si se cree en el dicho aquel que decían los maestros del siglo pasado “La Letra con Sangre Dentra”. Ese parece indicar el balance de la Feria de Bucaramanga. En sólo los dos primeros días la prensa informa de “700 riñas, 15 heridos y 27 choques dejaron los primeros días de Feria”.
De ese artículo de la página Web del Diario Local, vale la pena hacer un salpicón de frases de los comentarios de los lectores. Que se convierte en una especie de Oda (Con algunas licencias. Las expresiones son originales de los comentaristas de la nota).

(J)ODA A LA FERIA

No sabemos divertirnos
sin caer a estos extremos.
No conocemos el concepto
de respeto por el otro.
Parecería que la Feria
se tiene que reducir a esto,
a ingerir cantidades navegables de alcohol
hasta caer en un estado de inconsciencia
donde nos sentimos invencibles
y los que están alrededor
son nuestros “enemigos”.

¿A que feria de Bucaramanga se refieren?
Si es que esto no es una feria,
es un desorden total.
Un negocio sólo para los acomodados de la ciudad,
una barbarie de ruido, trago, y vicio de ricos,
¿Cómo no va a haber accidentes ni riñas
cuando lo que se ofrece no es diversión
sino degeneración a los ciudadanos?
Ferias las de hace 20 años,
eso si eran ferias…

¿Qué resulta de una reunión de cinco santandereanos?
Pues sencillito: 2 muertos y 3 heridos.
Es una clara evidencia
de la falta de cultura ciudadana
y de esa locura colectiva
que se vive a diario en las calles,
y lamentablemente en las casas y los vecindarios.
Bucaramanga es una ciudad con personas
sin tolerancia por el otro
y aunque me crucifiquen por el comentario,
no tienen cultura alguna…
La comunidad de las “P”: pepitoria, peleas y putiadas,,,
Porque que el madrazo reina en sus calles.

Así como se lleva la feria,
no es más que un negocio
para los expendedores de licor y,
un medio de promover
los tratos violentos entre ciudadanos.

Algunas veces las autoridades
hacen decretos especiales para estas ferias,
como dar tiempo a los empleados
para asistir a los eventos y otros,
pero no entiendo por qué no toman medidas
para prohibir y penalizar
a quienes conduzcan en estado de embriaguez.

Si Colombia adoptara las políticas
que se usan para estos casos
en otros países en donde después
de dos faltas por conducir en este estado
le suspenden la licencia de por vida y
además tiene cárcel o multa,
sería perfecto
porque así se acostumbrarían
a que cuando tomen
no se puede
ni debe conducir,
tendríamos menos muertes por este motivo,
y la gente se podría divertir más
sin hacer daño a nadie.

El problema no son las ferias,
el problema es que los entes de control
llámese policía, alféreces, ejército
o a quien se le haya encomendado dicha tarea, cumpla.
O es que acaso
los heridos y muertos y accidentes de tránsito
solamente se presentan en las ferias.
Los alféreces sólo están esperando
que alguien cometa una infracción
para caerle como buitres
a extorsionarlo y,
nunca se preocupan por las consecuencias
que pueda ocasionar un borracho
después de haberlo dejado ir,
total ya los parchó.
Entonces que siga.

¿Cómo es posible que hacen un evento
y esto traduce para algunos borrachera?
Por qué no enseñarle
a nuestro pueblo
que se puede llegar
a la diversión
sin necesidad de emborracharse
como unos brutos.
Para luego cometer toda clase
de estupideces que terminan
acabando hasta con vidas inocentes….

¡El gobierno debe ser responsable y solidario
con todas las “embarradas” de los borrachos!
Pues es el gobierno el que permite la venta de licor.
Y está comprobado
que el licor altera la capacidad de raciocinio
de cualquier persona.
¿Entonces?
El gobierno debe indemnizar
a toda víctima de los borrachos.
¡Inclusive, indemnizar al mismo borracho!

¿Con esta belleza de ferias para qué más?
Ahí les dieron la libertad a una partida
de hijueputas irresponsables
para que hagan de las suyas
en estas dizque ferias
acolitadas por la alcaldía
de B/manga.
Donde en estos ocho días
vamos a ver lo mismo.
Una partida de
cabrones borrachos problemáticos irresponsables
al volante y lo peor de todo más y más trancotes.
Por favor ¡Auxilio de estas putas y malas ferias!

Pareciera que en estas fechas
igual que en Navidad
y cuando hay partidos de la selección,
mis paisanos se disfrazaran
de “pirulito pirotécnico”,
es decir,
se meten un volador
por donde sabemos
y salen a la calle a beber,
a loquiar
y a meterse con los que estamos quietos.
Son días en los que hasta miedo da salir
porque uno no sabe con que loco en moto o carro
se va a encontrar en el próximo cruce.
Como esto difícilmente cambiará,
somos nosotros los que debemos tomar…
Pero precauciones.
Con tanto desadaptado suelto…

Hasta aquí la carreta.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: