De nuestro amoblamiento efímero


A algún creativo una vez se le ocurrió llenar el llamado “Paseo del Comercio” en Bucaramanga de unas ‘esculturas’ de las Hormigas Culonas. Esas hormigas que nos encanta comer a los Bumangueses. Bueno, esas ‘obras de arte’ en realidad eran como los cuadernos de colorear que venden para calmar las ansiedades modernas.

Eran unos esqueletos de acrílico o similar y los ‘artistas’ las colereaban. (Algo igual se hizo con unos árboles durante la nefasta administración del ex alcalde y ahora jardinero en la cárcel de San Gil Iván Moreno Rojas.

Obviamente, esos materiales baratos están destinados a deteriorarse si se dejan en el espacio público bajo el rigor de los elementos. De ellos solo quedan unos que misericordiosamente algunos vecinos han protegido y recogido.  Del resto quedan solo los incómodos y enanos pedestales que se han convertido en vitrinas para los vendedores ambulantes. O puede quede pronto sean alguna variante del urbanismo táctico local. ¿O un itinerante perfomance?

Anuncios

Video viral: el increíble paseo de los monos japoneses por un cable eléctrico


https://wp.me/p9fXBN-K0B

¡Huy Echevery, el predial!


Lo mismo de todos los años. Una antigua entrada de este pinche blog. Y en ella se puede ver quien es el funesto personaje que todos estos años ha estado detrás de esta política gentrificadora consistente en hacerles perder el valor a los inmuebles de las clases medias y bajas, para facilitarle “la renovación” a los pulpos constructores. Y uno se pregunta, ¿Si los empobrecen, a quiénes piensan verder?

Ni adentro ni afuera

“Habrá llanto y crujir de dientes” en este Apocalipsis local. Y si aprueban el POT tal como lo dejó Rodrigo Fernández, los valores catastrales estarán por encima de los comerciales. (Claro hasta que los grandes llegue a comprar a precio de huevo a los pequeños y medianos propietarios).

Ver la entrada original

Y siguen con los arreglos navideños


Realmente para algunos no han acabado las fiestas de fin de año. En los parques de Bucaramanga aún está la iluminación decembrina. Y la gente visitando y tomándose fotos para demostrar que estuvieron allí.

Hasta el de los pinchos siguió haciendo su agosto en enero.